Portada » Avances » Worms Gusanodisea - Impresiones

Worms: Una Gusanodisea Espacial

Batallas clásicas entre gusanos de psiquiátrico aderezadas con un movimiento para cada ataque.

Worms Gusanodisea - Impresiones - Avances

Los gusanitos de Worms llevan luchando desde 1994, siendo una consolidada franquicia del género de la estrategia. Con Worms: una Gusanodisea Espacial, volvemos a tomar el control de un batallón de gusanos para morir y matar de las formas más enloquecidas que se conocen en un videojuego. THQ nos ha hecho llegar una copia en castellano para pegar los primeros tiros con nuestras propias manos.

El primer Worms de Wii comienza con una intro especialmente cuidada, en la que encontraremos los gusanos más grandes que hayamos visto nunca surcando el universo. Inmediatamente después nos veremos inundados por menús y más menús, simulando los paneles de control de una nave espacial. El primer elemento que destaca es la increíble personalización de las partidas, tanto el número de jugadores, como el tipo de victoria, como los rivales, el mundo, etc. Hay 8 tipos de partidas estándar, además de numerosos modos de juego. El modo historia organiza la aventura galáctica en 6 galaxias que hay que ir recorriendo matando gusanos. Dentro de las galaxias están las misiones distribuidas en planetas. La historia se cuenta en texto, no con animaciones ni cinemáticas.

 Después de muchos esfuerzos navegando por los menús, conseguimos crear una partida sencilla para comprobar que, a pesar de los años, Worms sigue manteniendo las cualidades que lo convirtieron en un clásico. Hasta cuatro equipos por partida, organizados en rigurosos turnos, con gusanos armados con las herramientas de destrucción más desquiciadas, como sacadas de la fábrica ACME. Casi todas son las tradicionales, con algunas nuevas que suplantan a otras semenjantes, como el ovni por el fuego aéreo. Si pulsas "2" queda desplegado un menú en pantalla que explica detalladamente cómo se usa cada arma, sin interferir en la acción.

El estilo gráfico es el de siempre. Fondos feuchos y poco trabajo en el tratamiento de las texturas, sobre todo en el interior de las zonas. Los gusanos, en cambio, son de gran tamaño y están muy detallados, con simpáticas animaciones y las tradicionales manazas, que salen para suicidarse, saludar… El sonido está eclipsado por las vocecillas de los gusanos. Sin embargo, se ha hecho un buen uso del wiimote para numerosos detalles, como avisar al jugador de su turno, de la caída de un nuevo objeto y similares.


En cuanto al control, se ha tratado de implementar el wiimote siempre y cuando encajara. Por ejemplo, con el lanzacohetes normal hay que elegir primero la potencia inclinando el mando en ángulo recto desde el frente (apuntando a la pantalla) hacia arriba; fijamos con el "B" y luego se descarga haciendo el recorrido inverso y soltando el gatillo cuando lleguemos al frente. Otro ejemplo es el de detonar una mina antes de tiempo, para lo que tendremos que poner el mando en horizontal, bocabajo y pulsar "B" mientras bajamos la mano, al más puro estilo, de nuevo, de la marca ACME. Cada arma lleva su propio sello, muy enriquecedor al menos al comienzo, y que por su breve ejecución tampoco tiene por qué resultar pesado en partidas más largas.

En cuanto al control más “tradicional”, el punto de mira se mueve de arriba abajo con la cruceta mientras que nuestro Worm se moverá con izquierda y derecha, “A” queda para los saltos, “+” para lograr una perspectiva amplia del campo de batalla y “-“ para entrar en el menú de armas.

Por último, cabe destacar un modo independiente al de las batallas campales gusaniles: los  minijuegos, orientados al uso del wiimote. El que pudimos probar consistía en recorrer un camino en scroll vertical mientras pilotamos una nave evitando tocar las paredes. Cogemos el mando en horizontal (Sonic, Super Paper Mario, Dewy’s Adventure…) y giramos hacia delante para acelerar encendiendo motores y hacia atrás para lo contrario, mientras que si hacíamos un golpe brusco hacíamos la propulsión. Ameno y divertido.

Aún faltan dos meses para que este Worms esté en Wii. La primera impresión ha sido la de un juego de gusanos locos de toda la vida, con la diversión que acompaña a la saga cuando es en 2D, y con unos pequeños añadidos que se integran a la perfección. Lástima de la caída del modo online a última hora. El análisis dirá cuánto ha afectado al título.

::deja tus comentarios en el foro::

Por: José Manuel Bringas y Sergio Figueroa