Portada » Avances » World of Goo - jugando y riendo

World of Goo

Impresiones impresionantes con el puzle más deliciosamente insostenible.

World of Goo - jugando y riendo - Avances

Uno de los puntos que es obligación destacar es la variedad de situaciones. WoG no se repite, no cansa y siempre plantea novedad, al  menos en los doce niveles del primer mundo. Durante esas doce paradas hemos conocido otros tipos de bolas como las verdes, que se pueden reutilizar, las dormilonas que habrá que despertar aproximando algunas compañeras para así poder usarlas en la mega construcción, las rojas que son globos (uno de los efectos geniales), o las ojo, que son... ojos. El diseño de niveles se suma a esta variedad de situaciones con contundencia: cada reto es un invento y hay algunos tan ingeniosos que seguro serán de esos de repetir una vez y otra para superar marcas. Los hay de los de hacer una torre (¿y ya?, diréis) pero otros tienen elementos móviles donde sujetar  nuestro montaje, ruedas de dientes que trituran las bolas más atrevidas, laberínticos recorridos, escenarios rotatorios o elementos para fastidiar. Todo hasta llegar a un nivel final de escándalo. Cómo no, cada ingenio aumenta en dificultad (otra cosa que puede depender de cada jugador), pero para facilitar las cosas existen unas luciérnagas revoloteando por el escenario que se encargan de guardar y recuperar un punto de juego en el que nos sintamos seguros con sólo "clicar" sobre ellas. Pero ese clic las funde en un flash y nos quedará una menos... Otra forma de ayuda son los carteles de pistas, que son tan cachondos y crípticos que, aunque siempre ocultan un consejo, a veces lían tanto que más que de apoyo sirven de risa. Estupendos.

La tubería está 8m. por encima. Sólo tienes esas bolas.

El último aliciente de juego es un curioso detalle para sumar durabilidad a la experiencia. Las "extra balls" recogidas en cada pantalla se van acumulando en la Corporación World of Goo, un nivel extra. Con ellas se puede construir una torre, lo más alta posible. ¿Para qué? Pues porque esa torre representa tu posición en el ranking mundial y se verá representada por una nube en el cielo de las Corporaciones World of Goo de los demás usuarios. Una forma muy original de competir online en la que no sólo la cantidad de bolas es importante, sino la calidad de esa torre para sostenerse tan alto. Un extra que esperamos implementen en Wii.

Por último hay que tratar lo que no entra por las manos, sino por ojos y oídos. Si el diseño de niveles es variado, más lo es su parte artística. Parecerá una broma que en la pantalla de "loading" se carguen elementos tan poco informáticos como la "reafirmación", la "innovación" o la "profundidad emocional" y modifique otros como las "relaciones", la "independencia" o la "agitación". La pareja de 2DBoy sabe cómo estimular con ese lado derecho del cerebro, sabe que, aparte de un método de juego innovador y fresco, su trabajo artístico y sonoro confiere a este juego de una distinción clave. Y que así es más fácil emocionar con un puñado de bolas. Éstas se ríen, gritan y exclaman, cambian su expresión cuando se ven apuradas, tiemblan de miedo o miran atentamente al puntero por si las coges. Los escenarios, aún simples, tienen detalles geniales (como esa especie de sapo) y un dibujo directo y claro. Volviendo a la variedad, algunos son de muchos colores vivos, otros son en grises intentando una imposible tranquilidad y otros, como "la oda al constructor de puentes" utilizan el alto contraste de un atardecer para que todo sean negros y naranjas. La música, que es una delicia, no sólo recuerda a Danny Elfman como en la pantalla de título o el tráiler, sino que se vuelve épica en algunas hazañas, nostálgica o un himno de proeza en otras. De una calidad fuera de lo normal. Encajan tanto música y diseño que probablemente no sería posible si no vinieran de la misma mente. Habrá que preguntar sobre ello.

 "La vida es como una enorme simulación física" es una del montón de frases que se leen en los textos que le dan "argumento" a este World of Goo. La vida no sé, pero el juego es una divertida y trabajada simulación física llena de puntos inteligentes y bien diseñados. Desde ya, un experimento recomendable a todo jugador de Wii y un nuevo triunfo anticipado de las ideas personales bajo bajos presupuestos, de "garaje", en la consola. La obra final probablemente supere las 10 horas de juego (más las infinitas partidas posteriores) y lo único que queda en el aire es comprobar si en el resto de capítulos mantiene la variedad y frescura progresiva de entornos y retos que plantea el primero. Por lo demás, mantened el ojo en estas bolas que llegarán en septiembre-octubre. A América vía WiiWare, a Europa ya se verá si así o en disco. Muy pronto dispondréis de nuevos detalles de World of Goo en Revogamers de mano de sus dos creadores. En su ficha se han almacenado nuevas capturas y en el siguiente link podéis plantear vuestras dudas sobre el juego: