Portada » Avances » Trauma Center: New Blood - Impresiones

Trauma Center: New Blood

Bisturí – Gracias. Pinzas – Gracias. Sudor – Gracias. Cooperativo – Gracias. Novedades – Gracias. Mejor acabado – Gracias. Nueva sangre de cirujanos en Wii. Mira por qué daremos las gracias en noviembre.

Trauma Center: New Blood - Impresiones - Avances

Llegados a lo más importante de Trauma Center -obviamente las sensaciones de juego- no fuimos capaces de encontrar pero alguno. Se sigue jugando como un título “muy Wii” por su exclusivo control y porque las acciones a realizar vuelven a mejorar la inmersión como nunca. El mecanismo se repite bastante, pero es que tampoco se ha explotado mucho en otros géneros, así que puede recibirse de nuevo como algo fresco y distinto. Vuelven las herramientas a la palanca del Nunchuk (que parece funcionar algo mejor) y de ahí las posibilidades del puntero: cortar, inyectar, drenar, suturar… las más realistas siguen siendo las que exigen precisión tanto de pulso como de giro o profundidad. En el tiempo de prueba no conocimos ninguna herramienta nueva, pero están confirmadas. También lo están nuevos “poderes” dependiendo del médico protagonista que se escoja.


La colocación de huesos nos costó mucho más - ¿falta de práctica?

De nuevo retornan los distintos niveles de dificultad para hacer la experiencia accesible a todo jugador y un ingenioso sistema de consejos entre las primeras operaciones para que los novatos aprendan y los conocedores vayan al grano ignorándolos.

La mayor novedad es el modo cooperativo para dos jugadores (Valerie-Markus), que promete muchos piques operatorios pero que durante la prueba se limitó a incluir un puntero y un grupo de herramientas propias a las operaciones de un jugador, y aparentemente subir la dificultad. Estas operaciones no hacen tan cooperativa la partida como lo harían unas preparadas para que cada uno dependa más de lo que haga el otro, o se realicen acciones conjuntas. No sabemos si están presentes más adelante, pero el hecho de operar en equipo las normales para alcanzar una buena puntuación ya parece muy buen sistema. Recordamos que este juego cuenta con ranking online mediante la Wi-Fi Connection de Nintendo.


Nuevas herramientas, 2 jugadores y nuevos poderes.

Nos fijamos también en el corte más adulto con el que parece haberse realizado el producto. Ya las primeras conversaciones usan un lenguaje más serio, con menos bromas juveniles o caretos manga. Igualmente se puede notar este retoque en los personajes (más maduros) o en el estilo de los menús, y parece una intención global que dará otro tono a un juego que de por sí siempre ha presentado situaciones viscerales no aptas para los estómagos más débiles, pese al agradable dibujo alejado del realismo. De ningún modo consideramos esta posible novedad como un punto negativo, sino como un estilo diferente que puede hacerle bastante bien, para diferenciarlo de las otras tres entregas.


Unas marcas en rotulador indican las zonas afectadas. La presentación es bastante mejor.

¿Cuánto se repetirán las situaciones del primero? ¿Hasta dónde se explotará el cooperativo? ¿Existirán momentos demasiado frustrantes (geniales o no)? ¿Y el argumento brillará? Las respuestas a esas y otras cuestiones tras completar el juego definirán nuestro veredicto cerca del lanzamiento.

Quizás no sea una obra muy universal, sino más bien especial. Quizás no tenga el presupuesto y el glamour de un lanzamiento estrella. Pero por la calidad de producción y juego que presenta en sus primeros compases, Trauma Center: New Blood se posiciona como uno de los juegos más apetecibles de Wii y uno de los títulos clave de Nintendo (obra de Atlus) para acabar el año.


Para ponerte en antecedentes o conocer más sobre la mecánica de juego de este título en Wii, consulta nuestro análisis de Trauma Center: Second Opinión.