Portada » Avances » The House of the Dead OVERKILL – Impresiones

The House of the Dead: Overkill

Tetas, Tripas, Tacos, Tiros y Tarantino. Jugamos al amanecer de los muertos de SEGA.

The House of the Dead OVERKILL – Impresiones - Avances

El puntero no parece presentar ningún problema. Los disparos son precisos y la recarga funciona bien agitando el mando (o esperando a gastar el cargador y apretando el gatillo de nuevo). El botón "1" cambia de arma (probamos la escopeta, que compramos en una armería, todas son actualizables previo pago) y el "-" lanza granadas, para limpiar la pantalla en momentos de agobio. En algún punto notamos un ligero tirón en cambios de plano en las escenas más pobladas, algo que no parecía darse en el modo en solitario. Esperemos que no se convierta en un mal mayor.

En HotDO, de cada tres palabras, cuatro son tacos. La adaptación al castellano es soberbia, como la que oirías en una película localizada con propiedad. En lugar de los típicos "bastardo" se pueden leer unos naturales "vamos, no me jodas" o unos, mucho más burdos pero aún con estilo "está en el quinto coño" o "avisadme cuando hayáis acabado de mediros las pollas". Efectivamente, como estáis pensando, nos acordamos de Tarantino, Rodríguez y similares cada dos o tres minutos. No solo en los diálogos que vimos, extra largos y de un absurdo desternillante que no destriparemos más, sino en cada escena que se presenta entre partes de juego: repetición de clichés, situaciones de penuria, soluciones cutres, nervios descontrolados, bromas sexuales...


Tiene dos palabras, una empieza por "h" y la otra por "p". Es algo que exclamas cuando te asustas con un bicho. La primera no es "hijo".

La voz está en un perfecto inglés, sí, pero algo que nos chocó nos preguntamos si será un gran problema a largo plazo. Sí y sólo sí hubiera sido la voz de Washington la de Samuel L. Jackson habríamos aceptado el doblaje, y eso sabemos que suele ser complicado.

Hay siete niveles, vimos parte del principio y ninguno aparentaba pérdidas en variedad o ritmo (aparte del literal de los momentos en cámara lenta-revienta cabezas). Tienes habituales para aburrir: casa, hospital, tren, bosque... Algunas partes son especialmente intensas y los jefes finales, aunque fáciles (en el modo fácil, cachondo), son lo que se espera de un HotD. Y tampoco los destriparemos, porque vaya escenitas.

Cuando acaba cada nivel se presentan las puntuaciones, que aún no queda claro si se podrán comparar online como en Ghost Squad. Se miden los aciertos, los combos (que tienen un indicador ingame para que sepas cómo vas) y cosas como el "goregasmo", otra marca de la casa. Tampoco supimos si existen caminos alternativos, pese a que los prefijados parecen suficientes. Ni pudimos probar el supuesto modo dual (a dos manos sin tener que jugar a dos jugadores, ¡sí!), supuestamente desbloqueable. Finalmente, se deben necesitar muchas más horas para ver todos los extras (galerías, modelos...) o exprimir los minijuegos de tiro.

Con la sensación de haber pasado un rato distinto y divertidísimo en Wii, con la de que este juego puede continuar la serie con total firmeza, dejamos la prueba de House of the Dead Overkill. Un buen rato después, cerramos la boca.

 

::opina y consulta tus malditas dudas sobre el juego en nuestros foros::