Portada » Avances » The Conduit - Online contra High Voltage

The Conduit

Participamos en la prueba final del modo online con Wii Speak en una hora de tiros transatlánticos.

The Conduit - Online contra High Voltage - Avances

Y dio comienzo la batalla.

La primera se configuró como "partida rápida", un todos contra todos en el que disparar sin piedad a todos. El escenario fue "La Calle", con sus terrazas, ventanas, avenidas y amplias estancias interiores. Ir de "camper" no nos servía para mucho, con tanto enemigo saltarín buscando carnaza y tan poco cobijo. Nuestra cuenta de bajas subió en los primeros compases a toda velocidad, pero tras aguantar y coger el ritmo se hizo notar el conocimiento del control y del modo campaña, colocándonos entre las primeras posiciones junto a los chicos de HVS.

 Aunque intentábamos hablar durante la partida, no recibíamos respuesta. Culpa nuestra, que no tuvimos en cuenta que en las partidas que no son por equipos no se oye a los rivales a no ser que no estén cerca en el juego, según nos explicó Rob durante la siguiente espera. Genial: cuando oyes a alguien comentar algo, o está detrás tuya o lo tienes cerca, a tiro. Es hora de mirar el radar, en silencio, y darle un buen susto a base de tiros y exclamaciones.

Tras el calentamiento jugamos una partida en modalidad "Cazarrecompensas", una de las favoritas. Si no leéis la descripción antes de comenzar, y sois de gatillo fácil, os pasará como a nosotros: nos cargamos a un "inocente" (cualquiera que no sea tu objetivo o tu perseguidor) y nos restaron una muerte a favor. Pero no fue suficiente para evitar otro buen resultado. Con el conocimiento del nivel y algo de suerte con los objetivos asignados (es importante que aparezcan más o menos cerca) nuestro marcador nos volvió a posicionar a la cabeza de los españoles, por detrás de HVS y por delante del ejército de Señores Ford.

Los mejores momentos de esta modalidad se dan cuando persigues a un objetivo y, por ejemplo, no le disparas hasta estar muy cerca, después de cruzarte un par de veces por delante sin hacerle nada, para que se confíe. Varias ráfagas a quemarropa y, sobre todo, los golpazos de culata cuerpo a cuerpo (dos-tres y tendrás un K.O.) serán la mejor carta de presentación para tu confiado rival.

A la tercera iba la vencida, la oportunidad de dejar el pabellón más alto. También fue de Cazarrecompensas, pero esta vez el resultado fue mucho mejor. Los objetivos no advertían nuestra presencia y en alguna melé (reuniones de varios usuarios disparándose en cadena) cayeron varios rivales consecutivamente. En los diez minutos de la partida fuimos por delante, en primera posición (compruébalo rápidamente con el botón 1 en cualquier momento). Bueno, en realidad en nueve: los chicos de HVS ya no jugaban relajados, dejándonos experimentar, sino que pusieron toda la carne (y conocimiento) en el asador para dar caza al líder y seguir machacando a los españoles. Efectivamente, en ese último minuto, HVS_Sam sumó tres muertes consecutivas dejando a CaV en segunda posición. La más reñida y emocionante quedó como una derrota in extremis: 21 muertes a 20, 14 para el siguiente clasificado. Una partida de diez personas sorpendentemente fluida.

The Conduit Wii online



Llegaba la última batalla para nosotros; tras una hora y algo, tantas emociones y calores, era suficiente... ¡por mucho que el pique de HVS y algún español más diera para algunas más!

Ésta nos devolvió a las calles, configuración todos contra todos con límite de vidas, en ocho minutos. La confianza llevó al cachondeo, y tanto podías escuchar a algún HVS silbando como al de SEGA riéndose (también tenía un buen vicio) o a alguien echando pestes porque le llamaban al móvil. Incluso escuchábamos "Where are youuuu" cuando teníamos a alguien al acecho, algo que nosotros retransmitíamos con un "Ratiiiitaaa" propio de El Cabo del Miedo. El eco ocasional ponía el punto paranormal a alguna carcajada, que se repetía en la inmensidad.

Y fue un desasre. No por la conexión, que de nuevo funcionó de fábula, sino por la actuación. Tanto pabellón, tanto casi ganar nos hizo creérnoslo y confiarnos y... no dar ni una. La selección armamentística nos dejaba en evidencia (pistolas: preferimos algo más variado) y las calles no eran lo nuestro, recibiendo una ráfaga tras otra. Las nueve vidas cayeron como balazos, y observamos el final de la partida desde la visión de Satsui, en esta ocasión el español que se coló entre los HVS y cinco primeros.

Aparte de las sensaciones descritas, la partida se mantuvo sin mucho retardo, con fluidez. Algún salto movía al rival de sitio, como un parpadeo, que podía hacer pensar que se había tirado a otra estancia cuando realmente seguía en otro nivel, o provocarnos errar en un tiro certero, pero no era nada más allá de lo habitual, nada que estropeara realmente la experiencia. En el aspecto visual se notaba el rebaje necesario, pero es de agradecer que se mantuvieran cantidad de efectos con pocos tirones al girar. Las conexiones se hicieron con velocidad y aparentemente nadie "se cayó", incluyendo el chat de voz que sólo se entrecortaba en un par de participantes. Finalmente, es cierto que la primera conexión a la Nintendo Wi-Fi Connection dura más de lo deseable.

Esta prueba se ha centrado en una partida con amigos agregados al listado. Más de una hora divertida e intensa, donde hemos disfrutado del gran control del juego y de un sistema consistente. El veredicto final sobre el modo online depende de muchos factores, como "cheats", partidas públicas o experiencias más dependientes de cada usuario, pero de momento estamos satisfechos con otra de las cosas que High Voltage ha hecho en Wii casi mejor que nadie.

::comenta la crónica en los foros::