Portada » Avances » Super Smash Bros. Wii U

Super Smash Bros. Wii U

Ahora sí sabemos cómo es el juego estrella de Nintendo en el E3 2014.

Super Smash Bros. Wii U - Avances

Lo de Smash Bros en el E3 demuestra que Nintendo sabe escuchar a los seguidores entusiastas y competitivos de su saga de lucha que lleva repartiendo grandes momentos de felicidad y rivalidad desde la época de Nintendo 64. Sacar un adaptador para que los seguidores de Melee y Brawl puedan continuar usando su mismo mando en Wii U es sólo un ejemplo de ello, sin olvidar todo lo que se ha preparado respecto al juego - como la mesa redonda con Sakurai, las tiendas Best Buy en las que puede probarse el juego y, sobre todo, el súper torneo organizado en pleno E3. En él han participado 16 profesionales de las anteriores entregas sin haber tocado el juego nunca, y también se han realizado combates de redactores de videojuegos, e incluso de famosos como Zelda Williams (quien fue acompañada de una máscara de Majora).

Super Smash Bros no es sólo más luchadores y nuevos escenarios, es la perfección de una fórmula que puede intentar copiarse pero sin llegar a hacerlo con éxito. Un juego de lucha competitivo con escenarios grandes y que es igual de divertido para un jugador, para dos o hasta para cuatro. Sus opciones de configuración permiten crear partidas muy distintas, ya sean por equipos o free-for-all, por vidas, por tiempo… pero sobre todo, usando objetos o bien suprimiendo su aparición, creando así dos grandes experiencias: la que buscan todos los que quieren pasar un buen rato, echar unas risas y donde el nivel no es tan determinante; y aquella vertiente más competitiva, más profesional y más dedicada. No sólo en modo local, con su modo online ocurre lo mismo - y además, para que no haya tanta locura por alcanzar el número 1 del ranking, éste se realiza a la inversa, indicando realmente el número de jugadores que hemos superado.

En este E3 se han visto nuevos personajes, como Palutena, que llevaba tiempo sonando. Un personaje que no tiene una gran capacidad física para luchar pero que cuenta con artes de diosa para repartir de lo lindo. Un personaje diferente que crea de nuevo un estilo innovador en Smash Bros, aunque tenga movimientos que ya se han visto como el reflector. Pero no ha sido la única bomba, el Mii llega para dar palos también. Como es un personaje un tanto único, realmente se han creado tres posibles variables basándose en estilos de combate diferentes: karateka, especialista en cuerpo a cuerpo; espadachín, hábil con la espada; y tirador, con un cañón en el brazo. Y por si pareciera poco, cada uno de ellos tiene la posibilidad de asignar 3 diferentes ataques a cada uno de los cuatro especiales de B, con lo que realmente el Mii de cada uno de tus amigos puede ser diferente – ya que también pueden modificarse sus caras y sus ropas.

Y, como no podía faltar viniendo de una colaboración con Bandai Namco, está Pac-Man jugable. Y como le gusta a Sakurai, con su diseño de hace unos años, no el de la serie que está de moda ahora, utilizando versiones pixeladas de los fantasmas y sus objetos clásicos en combate - e incluso volviéndose una bola que va haciendo su clásico wakka-wakka. El anuncio ha servido para traer a Mr.Game & Watch a escena, aprovechando que ambos son del mismo año y más viejos que Mario y DK.

Pero lo realmente importante no han sido los anuncios, sino todo lo que el torneo nos ha dejado ver. Por fin se ha podido apreciar en partidas reales el ritmo del juego, donde se ve claramente que Brawl es la base, pero con la velocidad y fluidez de movimientos mejoradas considerablemente, sin resentirse nunca. Importante también es como todo lo que es nuevo se siente único y especial. Primero los escenarios, donde no veremos dos iguales (salvo los diferentes Destino Final), ya que hay transformaciones de elementos, fondos móviles y, en caso de que dos sean similares, ya se reparten las plataformas de diferentes maneras. Eso sin contar el castillo de Willy, donde Yellow Devil ha repartido castañas de lo lindo, siendo un elemento del escenario que es imposible no tener en cuenta.