Portada » Avances » Sonic y el Caballero Negro – Impresiones

Sonic y el Caballero Negro

La mascota de SEGA cambia Arabia por Camelot para seguir su serie exclusiva en Wii. Así sentimos su espada en las primeras páginas de la aventura.

Sonic y el Caballero Negro – Impresiones - Avances

Si bien los intentos de innovación en el mundo 3D de Sonic se han rodeado siempre de cierto escepticismo, se podría asegurar que uno de los mejores experimentos en este campo fue Sonic y los Anillos Secretos, título casi de lanzamiento de Wii que cosechó éxito en ventas y relativo en crítica.

Gracias al reciente Japan Event de SEGA pudimos echar unas partidas a El Caballero Negro -la continuación del título inspirado en Las Mil y Una Noches- en lo que ya es una serie de juegos ambientados en novelas, sólo para Wii. En este caso, el mundo literario escogido es el del Rey Arturo, y el argumento aprovecha las bases de la leyenda para situar a Sonic ayudando a una tal Merlina, convertir a Arturo en un malvado dictador o poner a Tails de Herrero o a Amy Rose de la Dama del Lago.

la inspiración en las novelas excusa los nuevos aportes artísticos

Como el carácter del personaje pondrá el tono de humor a tan estrambótica ambientación, el cambio más destacable será el uso de una espada en una aventura de plataformas y la consiguiente variación en el control desde Los Anillos.

En realidad, mover a Sonic con la palanca del Nunchuk aporta la precisión necesaria para no desesperarse con acciones tan sencillas como dar pasos hacia atrás o detenerse en el camino. Antes requerían mucha práctica, y aún así parecía que una cuerda tiraba del erizo para estropear nuestro objetivo. Pero, en cierto modo, los que (como el que escribe) adoraran las cuatro cosas más físicas que aportaba el uso del Wiimote en horizontal (por ejemplo, inclinar con cuidado para colocarse en el camino o agitar en varios tiempos para atacar), se deberán conformar ahora con el agite de la mano derecha para dar tajos con la espada, de una forma muy similar a la vista en Twilight Princess.

Esto significa que la acción funciona sin problemas y responde en el momento deseado, sin mayor complicación. Pero nos preguntamos cómo podría haberse profundizado en la jugabilidad si se pudieran dar tajos en varias direcciones o si se implementara algún sistema de posiciones como el de No More Heroes. En los pocos niveles que jugamos había que cortar dianas, jarrones y algunos enemigos, y más de una vez pensamos en esas posibilidades adicionales para elegir nuestro corte con más acierto.

el acabado visual mejora el ya sólido Anillos Secretos

No obstante, tampoco es que dé tiempo en este Sonic a calcular un golpe como si fuera un Soul Calibur (valga el juego de palabras), y eso está muy bien: la velocidad del erizo no se ve amedrentada por los espadazos, incluso aportan dinamismo al recorrido. A modo de tutorial, esas primeras misiones disponían dianas a distintas alturas o colocadas para ir haciendo eslalon. A toda velocidad, la palanca coloca a Sonic, el A lo hace saltar (o hacer doble salto) y el Wiimote encadena los tajos. Poco después se incluye el botón Z para cubrirse, por ejemplo, de la embestida de unos jabalíes.