Portada » Avances » Shin Megami Tensei IV, una partida larga

Shin Megami Tensei IV

La diosa auténtica renace en Nintendo 3DS con nuevas y antiguas ideas.

Shin Megami Tensei IV, una partida larga - Avances

Adopta a un demonio por mascota

El juego transmite una sensación de soledad que también está presente en la parte de los combates. Porque si bien en algunos momentos de la aventura contaremos con varios compañeros humanos, estos irán por libre y sólo nos ofrecerán su apoyo al final de nuestra turno de ataque (no les controlamos en combate), siempre vamos a estar solos. Bueno más bien no, porque siempre podremos contar con un sinfín de demonios que nos hagan compañía y nos presten su fuerza para combatir.

Es aquí cuando entra uno de los puntos más entretenidos de Shin Megami Tensei IV: las negociaciones para reclutar nuevos demonios durante los combates. Porque aquí las criaturas ni se capturan con Pokéballs, como tampoco se les compra en una tienda o en una casa de subastas, aquí se negocia directamente con ellos.

Impresinoes Shin Megami Tensei IV

Por lo normal, cada uno suele tener sus exigencias y muchas de ellas empezarán con preguntas que puede ser hasta del tipo “¿Quién es el protagonista?” Dependiendo de nuestra respuesta (no a todos les servirá la misma) o bien se rompen las negociaciones y nos atacan sin que podamos reaccionar, o bien la negociación sigue adelante y nos plantearán nuevas exigencias como una cierta cantidad de Macca (dinero), vida, etc. Lógicamente nosotros podemos acceder a sus peticiones, negarnos o bien engañarlos, pero sólo si están satisfechos se unirán a nuestro equipo... o se marcharán del combate con todo lo que les hayamos dado.

No es sencillo y en ocasiones podría desesperar a más de uno, pero es de vital importancia recurrir a estos pactos para disponer de un buen grupo de demonios, principalmente de cara a los primeros pasos en la aventura. Y esto es así porque, como es habitual en la saga, hasta el demonio más insignificante te puede poner en serios apuros si no vas con cuidado y durante las primeras horas ninguno nos parecerá insignificante. Así que hasta que cada uno no se consiga hacer con un equipo de demonios bien equilibrado o empiece a trastear con la fusión de estos (otra de sus principales piedras angulares), los primeros pasos por Naraku se os pueden hacer muy cuesta arriba. Pero para que nadie se frustre, sabed que la muerte no significa el final y si fallecéis un par de veces, el barquero os dará la opción de reducir la dificultad del juego.

Impresiones Shin Megami Tensei IV

Por supuesto, cada vez que suba de nivel los jugadores ya no sólo podrán asignar sus puntos de estadísticas a fuerza, agilidad, magia, etc. según le convenga a cada uno, sino que también contará con 10 puntos para gastar en la App del Burroughs. Con esto cada uno se forjará el personaje a sus necesidades, consiguiendo mejoras que van desde una casilla extra para otro ataque, otro demonio, hasta que vayamos recuperando vida a medida que andamos o que las negociaciones con los demonios sean más sencillas.

Todo un pequeño mundo de personalización que también se plasmará en nuestro equipamiento, pero principalmente en la aventura. Porque nuestras decisiones cuentan y dependiendo de ellas terminaremos arrastrados a uno de los diversos finales del juego. Un punto que lo hace muy rejugable.

Desconocemos cuándo nos llegará a Europa y aunque dentro de poco menos de un mes tendremos a Devil Summoner: Soul Hackers para ir abriendo boca, Shin Megami Tensei IV es el plato fuerte de Atlus para Nintendo 3DS. Ese que sus fans han estado esperando desde hace diez años y una excelente oportunidad para que todos aquellos que nunca antes se han podido adentrar en un Shin Megami Tensei.

::Deja tus impresiones en el foro::