Portada » Avances » Rune Factory Frontier

Rune Factory Frontier

Descubre aquí cómo es este juego lleno de color en el que hay que alternar la tranquila vida en el campo con los combates contra monstruos.

Rune Factory Frontier - Avances

 En Rune Factory Frontier no solo se suben niveles para hacer más daño a los monstruos, sino que casi toda acción que se pueda realizar tendrá su propio nivel de habilidad. Así, mientras más plantillas sembremos o más cocinemos mejor irá haciéndose a medida que suban los correspondientes niveles. De igual forma, quitando los combates prácticamente todos los elementos roleros son aplicados al cultivo; como los espíritus elementales que hay flotando por la isla que al capturarlos aportarán distintos recursos (agua, rocas, madera o hierba) y que si se mantienen en equilibrio de forma que la población de cada tipo de espíritu no supera a otra las plantas crecerán con más fuerza y rapidez.

También los propios monstruos de las mazmorras podrán ser capturados para ayudar con las tareas agrícolas o, si se prefiere, para combatir junto a Raguna en las mazmorras. Para no ser derrotado rápidamente será necesario pagar a la herrera del pueblo el dinero correspondiente (que, como no, se obtendrá de venderle los culti vos cosechados) para obtener potentes armas y resistentes armaduras. Pero además habrá que cuidar el medidor de vitalidad, que no debe confundirse con los puntos de vida que van por separado: este se gasta con cada acción realizada (hacer una zanja o dar un golpe de espada, por ejemplo), se rellena con baños relajantes o comidas y si está vacío no se podrá hacer nada (en cierta forma se podría considerar el típico medidor de puntos de magia).

Por último, los objetos consumibles y el equipamiento más efectivo también irá apareciendo conforme avance la trama. Para usarlos en cualquier momento se pueden asignar a las cuatro direcciones de la cruceta objetos al más puro estilo The Legend of Zelda. Y si no bastan los que hay en el DVD y se tiene el Rune Factory 2 de DS se podrán comunicar ambos juegos para intercambiar objetos.


Como se ha comentado anteriormente, todo el juego tiene una estética muy japonesa y está lleno de color. Con verdes campos, cielos azules y entornos idílicos, Rune Factory Frontier es una preciosidad visual, aunque no despunte técnicamente. En algunas conversaciones esenciales (la minoría) también habrá voces para dar énfasis al momento, y por otro lado las cinemáticas serán piezas de animación anime que se podrán recuperar tras verlas en un primer momento.

Aunque se acerca muchísimo más a la simulación que al rol, Rune Factory Frontier probablemente podrá saciar a todos los amantes de los RPGs que quieran disfrutar de dicho género en Wii pese a que parezca más bien que es un mero añadido más a los Harvest Moon de toda la vida. Aún hay que esperar para saber si, como dice el refrán, a falta de pan buenas son tortas.

::Deja tu opinión en el foro::