Portada » Avances » Rayman Raving Rabbids con impresiones

Rayman Raving Rabbids

Michel Ancel jamás se imaginaría que su personaje más carismático llegaría tan lejos. Y menos aún, acompañado de delirantes conejos. Rayman: Raving Rabbids es la cuarta entrega de esta serie y una de las novedosas apuestas para Wii de parte de Ubisoft.

Rayman Raving Rabbids con impresiones - Avances

Aparte de estos minijuegos analizados en profundidad encontraremos otros como:

- Rayman aparece volando en caída libre y debemos guiarlo con el Wiimote (como si de un avión se tratase) tratando de pasar por unos anillos que aparecen en el cielo. Hay que tener sumo cuidado si no queremos que Rayman se estampe de bruces contra algunas de las montañas que nos dificultan la caida.

- 4 retretes en una playa, y en cada uno, un temible conejo......lo que se suele hacer en un retrete. Las puertas se irán abriendo poco a poco y nuestro objetivo será cerrarlas antes de que los usuarios de dichos retretes se sientan incómodos ante ti y decidan lanzarte un desatascador a la cara (menos mal que solo es un desatacador). Para ello, apuntaremos con el Wiimote a la puerta que comience a abrirse -tu nariz te avisará- y con el nunchuk daremos un golpe seco, el cuál cerrará de un portazo el retrete y el conejo podrá seguir haciendo de las suyas en paz y armonía.

- Se nos presenta lo que parece ser un peluche de un conejo. Se pondrá a dar vueltas sobre su centro, siempre mirándonos de frente. Cuando pare, deberemos memorizar la postura en la que se quedó (boca abajo, de lado) y acto seguido debermos coger con el Wiimote los ojos. las orejas y la boca y tendremos que ponerlas de forma que concuerden con la dirección en la quedó el peluche.
 
- Un juego musical proponía un mecanismo muy sencillo pero entretenido y que se complicaba progresivamente: cantidad de conejos se aproximaban en filas a ambos lados de la pantalla mientras que Rayman baila al ritmo de una canción. Al llegar al centro, un foco se ilumina a izquierda o derecha, y el jugador debe marcar con dicho foco al conejo agitando el mando/mano correspondiente. El número restante de conejos al finalizar la pista puntuará en consecuencia. Un juego basado completamente en el ritmo.
 
- Mención aparte merecen los minijuegos de disparos en primera persona, de estructura y funcionamiento similar a cualquier arcade clásico de "lightguns" (Virtua Cop, House of the Dead). En ellos, Rayman anda automáticamente por un camino prefijado "en raíles", y nuestra pericia a la hora de detener a "ventosazos" a los conejos amenazantes de hacer lo propio, junto con nuestra rapidez para recargar nuestra recámara (que se hace agitando el nunchaku, como en CoD3), son las bases de la acción. En estos juegos también aparecen elementos escondidos que proporcionan ligeras variaciones en el desarrollo si disparas a ellos a tiempo. El desarrollo es simple, pero el recorrido es duradero y superar los récords puede darle mucha vida.

Estos, como otros 70 minijuegos más, serán los que nos encontraremos dentro de este Rayman Raving Rabbids. A cada cuál más diverto y gracioso que el anterior.

Gráficos y diseño artístico. ¿Por qué incluir diseño artístico al lado de los gráficos? Muy sencillo: es uno de los aspecto visuales que más destacan. Cada minijuego está diseñado específicamente, es decir, podremos encontrar temáticas parecidas (playa, el lejano oeste, praderas más lúgubres...) pero cada escenario es totalmente diferente y está lleno de pequeñas cosas que hacen al mundo de Rayman más consistente y real. Así como el diseño de los personajes: los conejos (no te podrías imaginar otros conejos que pudiesen ser enemigos de Rayman), el propio Rayman y la vaca anteriormente citada. Todo tiene un sello Ancel que otorga al juego un gran atractivo visual, queriendo descubrir nuevos minijuegos para saber como será el próximo escenario. Si a todo ello unimos unos gráficos que cumplen perfectamente su función: plasmar un mundo animado y alejado de la realidad, más centrado en divertir que en mostrar gráficos hiper-realistas. Tirón de orejas (y nunca mejor dicho) merece la falta de escaneo progresivo para los usuarios que sidpongan de una pantalla compatible.
 
Las texturas y modelados de los personajes son totalmente curvos, con una eliminación total de dientes de sierra. La iluminación es sorprendente, más marcada en los minijuegos que se desarrollan al aire libre, destacando el efecto brillo del sol en numerosas ocasiones, pero también se ha cuidado en interiores para denotar el contraste del color de los enemigos. La cantidad de sonidos y efectos es tan variada y significativa, que pasado un tiempo, en cuanto oigamos el grito de los locos conejos esbozaremos una sonrisa. Sobre la música no puede decirse aún mucho, pues en el evento de presentación no se podían apreciar con gran detalle las melodías que acompañarán al juego.
 


Sin duda una de las grandes apuestas de Ubisoft para Wii. Nos encontramos ante un producto que no nos dará tiempo para poder respirar entre carcajada y carcajada. Altamente adictivo y un gran multijugador son sus mayores apuestas. Habrá que esperar aún unos 20 días para poder hacer frente al loco ejército de conejos.