Portada » Avances » Raving Rabbids: Regreso al Pasado - Impresiones

Raving Rabbids: Regreso al Pasado

Y regreso a los minijuegos.

Raving Rabbids: Regreso al Pasado - Impresiones - Avances

La cooperación se dio cita en Wall Street en 1929. Sujetos entre sí los miembros de la pareja con rollos de papel higiénico, la misión es recolectar la mayor cantidad de puntos posibles, puntos que estaban en cajas desperdigadas por un escenario amplio y con varios niveles de altura, tal vez demasiado laberíntico incluso dado el escaso número de escaleras. Como ya sucediera, este minijuego demuestra que jugar con la IA no es ni la sombra de hacerlo con amigos. El no poder trazar estrategias estilo “tú recoges, yo te defiendo” hace perder mucho a un minijuego que con 4 jugadores pudo ser de los más divertidos.

Raving Rabbids Regreso al Pasado

El apartado técnico, como era de esperar, no es un alarde de trabajo. Naturalmente se ha puesto más énfasis en incluir elementos absurdos para crear una atmósfera hilarante que en trabajar los modelados o hacer unos escenarios más definidos. Tampoco es que se eche en falta más trabajo; pero la idea de estar ante unos gráficos obsoletos para lo que se puede ver en Wii invadirá tu cabeza en algunas ocasiones.

Naturalmente, el punto más fuerte del juego está en el carisma de los propios conejos, totalmente personalizables. No importan los anacronismos, la caracterización es un punto a favor de unos personajes que de por sí han hecho que esta saga estuviera un escalón por encima del resto de party games. Si quieres alcanzar los ansiados 1’2 gritovatios necesarios para viajar a un tiempo mejor, júntate con 3 amigos y deja de lado hasta la última pizca de seriedad y lógica que pudieras tener. Aparentemente, será la única forma de aprovechar en condiciones este nuevo viaje de los conejos. A la venta desde el jueves 25 de noviembre.

 

::¿qué pinta tienen los nuevos conejos fiesteros para ti?::