Portada » Avances » Prince of Persia: Las Arenas Olvidadas - Impresiones

Prince of Persia Las Arenas Olvidadas (The Forgotten Sands)

Saltos, volteretas y equilibrios a la vieja usanza.

Prince of Persia: Las Arenas Olvidadas - Impresiones - Avances

Ubisoft se ha propuesto recuperar a ese Príncipe de Persia que tan buen resultado dio en la pasada generación de consolas, volviendo al estilo más plataformero en el juego y al aspecto más serio, alejado de lo presentado en 2009 para las consolas de alta definición.

Sin embargo, Prince of Persia: Las Arenas Olvidadas para Wii es algo diferente, un camino lateral en esta historia que teóricamente se incrusta entre Las Arenas del Tiempo y El Alma del Guerrero. El estudio de Québec ha planteado la jugabilidad clásica y una narrativa semejante desde el punto de vista de la consola de Nintendo, aprovechando principalmente el puntero del Wiimote.

Prince of persia las arenas olvidadas impresiones wii revogamers

El Príncipe seguirá siendo un rufián en busca de tesoros y princesas. Las batallas de Azad no quedan muy lejos, pero el protagonista ha decidido emprender su propio camino. Su egoísmo será útil para convertirle en un héroe, ya que le llevará a enfrentarse al mal por el reino que le fue prometido. Y la forma de salir victorioso es explotando y combinando el poder que le otorga la arena. La narrativa está integrada en la acción. Mientras la partida va arrancando, el guerrero conversa con su protectora, Zarah. Como el juego está doblado al castellano, se puede ir avanzando mientras tanto.

 El sistema de juego es fiel a la trilogía de Las Arenas del Tiempo. Las pantallas son realmente puzles enlazados que obligarán al jugador a pensar qué cualidades servirán para salir llegar al punto final. El Príncipe de Persia es tan saltarín, ágil y atrevido como siempre. Habrá que aprovechar todos los salientes, cornisas, palos o enredaderas del escenario para trepar y saltar de una plataforma a otra, adornando siempre la acción con animaciones espectaculares. Todo está ampliamente automatizado, ya que sólo hay que acercarse al lugar adecuado y pulsar ‘A' para saltar mientras se dirige al personaje en la dirección requerida con el joystick.

En esta ocasión, además, estrena tres nuevos poderes que sólo han sido incluidos en la versión de Wii: el anillo de arena, el pilar de arena y la esfera de arena. Estas habilidades se van adquiriendo con el tiempo, y sorprende lo combinables que son. El anillo de arena permite crear un apoyo en las paredes; el pilar de arena es un chorro de energía de aproximadamente el doble de altura que el príncipe, por el que trepar; y la esfera de arena es una burbuja sobre la que se mantiene en suspensión por tiempo indefinido. A media que las pantallas se van complicando los apoyos físicos van desapareciendo y habrá que sustituirlos por estas habilidades, lo que amplía las posibilidades de resolución de cada puzle y aumenta el riesgo de fallo, y por tanto de muerte.

Por que la muerte está ahí y no lo está. Junto al indicador de salud hay unas bolas que reflejan algo así como las vidas restantes. Si quedan bolas, tras morir, el personaje aparece justo en la última plataforma que estuviese acomodado de forma correcta. Si se agotan, vuelve a la última fuente de recuperación, que muy probablemente estuviese al doblar la esquina. Para prevenir accidentes, el juego dispone de muchos elementos "de seguridad". En primer lugar, una línea de energía azul indica si un movimiento es posible o una utopía. Por otro lado, una visión panorámica se activa antes de afrontar grandes retos, pulsando "-". El resto del tiempo, la cámara se controla mintiendo pulsado "c" y llevando el puntero a los extremos de la pantalla. Si no ves cómo hacerlo de ninguna manera, siempre queda la opción de pedir una ayudita en forma de consejo.