Portada » Avances » Overlord: La Leyenda Siniestra - Primer vistazo

Overlord: La Leyenda Siniestra (Dark Legend)

Arranca la historia más mala-malísima jamás vivida.

Overlord: La Leyenda Siniestra - Primer vistazo - Avances

La primera caminata por el reino sirve para conocer que hay varios tipos de esbirros. Los parduzcos, para el ataque cuerpo a cuerpo y duros de pelar, son los primeros en salir. Después llegarán los de fuego o bermejos, para el ataque a distancia con bolas de fuego que pondrán caliente el culo a todo tipo de humanoides. Además, poseen habilidades especiales y una común: empujar piedras y cargar con enjambres, reliquias conjurógenas y demás trofeos vitales para el desarrollo del Overlord. La gestión de todos es muy sencilla, gracias a que pueden seleccionarse un tipo u otro con los botones laterales de la cruceta, o todos con el de abajo.

Unos paseos entre las praderas cercadas y valladas valdrán para aprender que el señor, perezoso, no tiene por qué llegar a todos lados. Lo mejor es saber distribuir a los siervos por el escenario. En La Leyenda Siniestra, este componente estratégico se apoya en los estandartes: basta pulsar '-' en un punto y allí irán raudos ciertos esbirros y se quedarán clavados hasta que el Overlord vuela a llamarles. Cualquier estratega se estará planteando ya cómo ordenar sus tropas sabiendo que además de los dos mencionados, hay otras dos clases más de bichos.

 

Y vuelta a casa. Rápido, los medianos están atacando el castillo y no hay nadie de la familia para defenderlo. Climax ha colocado cada pocos pasos zonas que podríamos llamar de gestión, con cuatro pozas para recoger y guardar esbirros, y un teletransportador que agiliza mucho las misiones. No están de más debido a la necesidad de mandar trofeos a casa cada poco tiempo. Y sobre todo son útiles para cambiar la formación y por tanto la estrategia sobre la marcha.

Ver a los medianos destrozándolo todo causa confusión: ¿no es eso lo que hice yo hace media hora? ¿Por qué ahora está mal? No importa, acabar con ellos será pan comido enviando a un puñado de bermejos al fuego de cobertura y a un par de parduzcos a machacarles la chepa. Al final, en el patio de armas, esperará pacientemente Charrán, el buzón mediano de la familia, con su moderna máquina lanza-calabazas. Es el momento de que el joven lord demuestre que ya es un señor Overlord, poderoso de cuerpo y mente; guerrero y estratega.

Por delante quedan gran cantidad de misiones en las que hacer el mal sin motivo o con él, desarrollando la estrategia de combinación del señor, sus golpes físicos y sus magias con la colocación de esbirros por tipos para enfrentarse a gigantes, niñas buenas y otras celebridades del mundo de la fantasía deformadas a conciencia en Overlord: La Leyenda Siniestra ¡Qué bien sienta ser malo!

 

::Deja tu comentario en el foro::