Portada » Avances » Need For Speed Nitro - Reportaje especial

Need for Speed Nitro

EAM estudia Wii para sobresalir en los juegos de carreras y nos deja jugar a Nitro con ellos.

Need For Speed Nitro - Reportaje especial - Avances

 Need for Speed Nitro Wii EA Montreal

La carrera en sí es frenética, puro arcade. Recordaba a Ridge Racer en sus mejores versiones por la forma de tomar las curvas y la respuesta general. Si consigues un buen derrape manteniendo el volantazo (como en Excite Truck), tu coche llenará su barra de nitro. Lo mismo pasará si aprovechas el rebufo del rival para pasarle, con un efecto que otra vez recuerda a Mario Kart. Por supuesto, lanzar el nitro en los tramos claves será esencial para conseguir la victoria y plantar tu anagrama bien grande en las paredes.

 

Need for Speed Nitro Wii EA Montreal

El derrape tiene su técnica: soltar el acelerador y pulsarlo de nuevo después del giro.

Sólo dispusimos de dos autos para la prueba, pero las diferencias entre ambos ya eran notables (culeo, aceleración, derrape...). Un par de ingenieros de Codemasters se han unido al equipo para refinar lo concerniente a la simulación, y las animaciones y físicas  de los coches (también exageradas, sobre todo en la suspensión) parecían llevar buen camino, aún en una fase muy temprana.

De hecho, sólo había una pista completada, y no se había decidido si se incluiría en el juego, pues presentaba tramos excesivamente estrechos. Jugamos a esa y, gracias a la comprensión de EAM, a una aún en fase de desarrollo en la que no había texturas ni casi elementos, pero que representaba mejor el feeling que el equipo pretende. Las capturas y el vídeo que acompañan a este texto pertenecen a uno de los circuitos de Madrid, ciudad protagonista junto a Dubai, Río de Janeiro, Shangai o El Cairo, cada una con distintos terrenos y estilos de pista.

 

 Need for Speed Nitro Wii EA Montreal

El sol de Madrid y del resto de urbes será un importante efecto gráfico en un juego que parece volverá a la alegría del día.

 

Sé pillo

Jugamos en solitario y a cuatro con pantalla partida, y sólo presenciamos bajones en la segunda modalidad, de momento perdonables por el estado tan prematuro del proyecto. La sensación de velocidad es destacable, uno de los puntos clave para "volver a los clásicos NFS", según apuntaban los miembros del equipo.

En nuestras partidas degustamos ese sabor a Ridge Racer e intentamos dominar los turbos y rebufos; nada parecía demasiado inalcanzable con algo de práctica. A veces, nos premiaban por chocar con fuerza al rival (¿Excite Truck?) y otras veces recordábamos los viejos NFS gracias a la inexpugnable policía. Los agentes, ese otro contrincante que esquivar, presionan sobre tu carrera según diferentes niveles de alarma, intentando hacerte la vida imposible. Para deshacerse de ellos habrá técnicas como llamar a un abogado mediante la pulsación de un botón en el momento justo.