Portada » Avances » Monster Hunter Tri - Impresiones a cuatro

Monster Hunter 3 Tri

Un día de caza por el universo de 'Munsta Hunta'

Monster Hunter Tri - Impresiones a cuatro - Avances

Nadie se lo esperaba. Muchas eran las historias de caza que provenían del archipiélago nipón sobre monstruos feroces, todos ellos unos cuantos metros más grandes que cualquiera de nosotros, e incluso algunos vecinos occidentales preparaban las suyas propias. Pero todas ellas se gestaban en consolas de Sony o en PC. Monster Hunter ha sido una de las sagas que más ha crecido en Japón en los últimos años, normal que muchos esperasen esa tercera entrega originalmente para PS3... y en un caprichoso giro del destino, Capcom apuntó sus armas a Wii. Desde entonces Monster Hunter 3 Tri ha sido una de las grandes promesas de la consola de Nintendo, siendo posiblemente el third party que más expectativas ha levantado. Pronto se abrirá la veda en Europa y podremos divisar si nuestras esperanzas se convertirán en hechos.

Monster Hunter Tri impresiones cuatro wii revogamers

La premisa de una partida de Monster Hunter es clara. Ve solo o únete a otros hunters para dar caza a la mejor presa que puedas encontrar. Como sociables cazadores novatos que somos, salimos cuatro en busca del Qurupeco, un monster bípedo cuyo tamaño y físico no intimida tanto como el de otras bestias; pero que es capaz de imitar gritos de otros monsters que se presentarán para luchar (ya sea contra ti o contra cualquier ser que respire, Qurupeco incluido).

Una vez iniciada la misión, nos encontramos en un mapa formado por varias zonas interconectadas. Estas zonas no son de grandes dimensiones; pero dan espacio suficiente para poder desenvolverse en combate. Son áreas bien cuidadas, con un nivel de detalle considerable y con vida propia. Y es que en Monster Hunter no s encontramos con ecosistemas completos que reflejan correctamente el comportamiento de un entorno natural real. Pasa cerca de los Aptonoth que se encuentran pastando por los alrededores, puedes darles caza si quieres; pero hacerlo porque sí es de cobardes. Sin embargo, aunque tu sentido del honor te haga dejarles en paz, de repente ves cómo se acerca algún carnívoro para atacarles y conseguir algo con lo que llenar su estómago. También puedes encontrarte cerca del hábitat de un gran depredador, no dudes que en cuanto vea su territorio amenazado decidirá atacarte, los que se pasan demasiado tiempo dudando no viven para contarlo.

Haciendo más hincapié en monsters y en los propios hunters, distinguimos uno de los mejores modelados que hay en un juego de Wii, complementado con unas animaciones fluidas y realistas. Ni los monsters son meras copias de otras criaturas reales ni los hunters presentan diseños genéricos, van más allá, hacia un grado de personalidad destacable. Y si la belleza es visual, también es musical. La banda sonora sabe transmitirnos la idea de que estamos en un entorno tan libre como hostil, la idea de que podemos participar en una hazaña épica.

Aun con todo este despliegue, no es momento de quedarse embelesado con la preciosidad gráfica de los paisajes, hay un Qurupeco que cazar esperando. Miramos su ubicación en el mapa y atravesamos las zonas que nos separan. Para cada transición entre zonas hay un tiempo de carga correspondiente (suponemos que para permitir el gran trabajo gráfico y biológico de cada área con un rendimiento óptimo), estos no suelen sobrepasar un par de segundos, aunque en viajes largos sí se pueden hacer pesados por cantidad.