Portada » Avances » Max & the Magic Marker - Impresiones finales

Max & the Magic Marker

La imaginación es la única salida.

Max & the Magic Marker - Impresiones finales - Avances

Durante el pasado iDÉAME, Press Play mostró a Revogamers una primera versión de su Max & the Magic Marker, un original plataformas para WiiWare. Ahora que se acerca su lanzamiento, el estudio ha adaptado el trabajo (casi cercano al producto final) para navegadores de forma que sea más fácil probarlo para los distintos medios; y no hemos rechazado esta nueva oportunidad de ver cómo ha evolucionado.

Prácticamente todo lo dicho en el enlace anterior (así como la explicación de la mecánica general del juego) se aplica a lo que se ha podido ver esta vez, por lo que este texto se centrará en las novedades y en detallar algunos puntos de los primeros niveles que sean especialmente significativos.

max & the magic marker wii revogamers

El juego se divide en tres mundos, compuesto cada uno por cinco niveles distintos. Cada zona es más o menos similar: hay que saltar, eliminar a los enemigos que se encuentren en el camino de Max (dibujando encima de ellos una mancha algo gruesa para que pese y les aplaste) y crear usando el lápiz mágico puentes, escaleras, piedras, catapultas y otros elementos con tal de llegar a la meta de cada nivel. Llegar al final no es difícil, pero la cosa cambia mucho cuando se quiere conseguir todo.

Esparcidos por el mundo hay sesenta "misterios" (unas bolas de color negro) y muchísimos "objetos" (esferas amarillas). Aunque no es obligatorio, conseguir todos los de cada nivel es muy recomendable porque al llegar a un determinado número se desbloquearán modos adicionales en la sección de extras. Encontrar objetos es tan fácil como hacerse con anillos en Sonic the Hedgeog, quitando algunos grupos todos se ven a simple vista. Pero para muchos de los misterios será necesario romperse la cabeza, y este es uno de los mejores puntos del juego.

 max & the magic marker wii revogamers

Al menos en el primer mundo, lo normal es que todo el nivel sea más o menos parecido hasta llegar a un determinado punto. Ahí, como salido de la nada, aparece algo como una cancha de baloncesto y una pelota en el suelo, y detrás ves un cartel grande en el que se ve al enemigo principal (una especie de monstruo morado con casco que aspirará toda la tinta mágica en cada punto de control y aparecerá de vez en cuando para complicarle las cosas a Max). Pues bien, en ese momento hay que ingeniárselas para encestar usando solo dibujos y sin poder coger la pelota. En otro caso, aparecen topos del suelo (y entonces el tema del nivel pasa a sonar como si estuviera sacado de un juego de NES) y hay que aplastarlos a todos. Resolver estos pequeños puzles otorgará al jugador un misterio; y pese a lo que pueda parecer algunos pueden llegar a ser un auténtico quebradero de cabeza (en el caso del baloncesto, personalmente estuve más de un cuarto de hora intentando conseguirlo). Además de estos casos, también habrá misterios repartidos por el escenario en lugares muy altos o ocultos detrás de algún elemento decorativo.