Portada » Avances » Mario Strikers: Charged, impresiones

Mario Strikers Charged Football

Prepárate para saltar al campo, oír a la afición y debutar con tus personajes favoritos del Reino Champiñón: Mario y compañía aterrizan en Wii con Mario Strikers: Charged, secuela directa de Super Mario Strikers que pretende conservar y mantener el mismo sistema de juego exento de normas de la entrega de Game Cube. En el evento de presentación de Madrid tuvimos la suerte de poder jugarlo y formar nuestras primeras impresiones.

Mario Strikers: Charged, impresiones - Avances

Esta franquicia, al igual que otras deportivas protagonizadas por Mario nos presenta el deporte rey en todo su esplendor. Sin embargo, y como Nintendo nos tiene acostumbrados, Super Mario Strikers (y Charged) nos plantea un desarrollo bastante distinto al que disfrutamos en Fifa o Pro Evolution Soccer: no existen normas, podemos golpear o entrar sin miedo a recibir tarjeta y utilizar objetos que distraigan o entorpezcan al contrario.

Lo primero que llama la atención en Charged es su similitud gráfica con su predecesor del cubo, con unos modelados de personajes bastantes discretos y unos diseños demasiado futuristas. La novedad principal es una mayor expresividad en nuestros jugadores. Los escenarios mantienen esa esencia tan personal que los caracterizan y, al igual que los personajes, su mejora gráfica es casi inapreciable, factor importante porque la versión definitiva queda aún algo lejos. Entonces podremos decidir si realmente Next Level Games nos ha presentado un Super Mario Strikers con tres nuevas pinceladas y un mando innovador, o una digna “segunda parte”. Por lo tanto, y en consecuencia con estos detalles, el apartado gráfico cumple, pues una vez comenzado un partido te darás cuenta que el aspecto visual pasa a un segundo plano.

Es hora de comenzar una partida y estudiar las diferencias que vuelven a existir entre ambos juegos: en esta ocasión, y teniendo en cuenta que se trata de una demo, tenemos la posibilidad de elegir cuatro capitanes distintos de entre los doce disponibles (cuatro más que en Game Cube) en la versión definitiva, que irán acompañados de tres de los ochos personajes posibles. De aquí en adelante podremos situarles una zona u otra del campo para poder crear una defensa férrea o una ofensiva hábil y contundente, puesto que contarán con una tabla de características donde veremos la velocidad, potencia de disparo, destreza y defensa de cada uno. Una vez realizada la elección de nuestro equipo y del estadio es hora de comenzar el partido. Como era habitual en Super Mario Strikers, también en Charged los enfrentamientos se introducen con unos vídeos demostrativos donde ambos equipos se ven las caras y se nos presenta a los jugadores: en la entrega de Wii, serán mucho más sorprendentes y espectaculares.

Una vez comenzada la partida es momento para coger nuestro wiimote y nunchuk y ver que tal se desenvuelven en el transcurso del juego: con el botón A pasaremos el balón y seleccionaremos un jugador cuando no esté en nuestra posesión, con el botón B realizaremos un tiro (podremos dejarlo pulsado para aumentar la potencia), el botón superior del nunchuk nos servirá para utilizar los objetos (teniendo como novedad un champiñón que nos permitirá hacernos gigantes) y el inferior para entrar  e interceptar a nuestro contrincante. Como observaréis se nos presenta un control bastante simple y con pocas diferencias respecto a la versión de Nintendo Game Cube. El desarrollo, siguiendo la misma tónica de su antecesor, tampoco se ha visto modificado. Se mantiene el juego carente de faltas, el poder utilizar ítems en el campo, la valla electrificada que imposibilita que el balón salga fuera del campo y el desarrollo del partido en su totalidad; exceptuando un pequeño detalle, que es la nueva forma de poder detener los lanzamientos especiales de los capitanes. Cada uno de ellos, y de forma parecida a Super Mario Strikers, carga la potencia de lanzamiento al dejar pulsado el botón A. Según nuestra habilidad de situar la barrita en las zonas indicadas, podremos realizar más o menos tiros a puerta con hasta un máximo de cinco. Una vez realizado, el balón se repartirá en esas pequeñas partes que, con ayuda del Wiimando y pulsando el botón A, el jugador contrario deberá detener.

Tras probarlo en Madrid, nos dimos cuenta de un pequeño detalle bastante molesto y que frenaba el ritmo del partido: al marcar un gol las celebraciones eran demasiado largas (unos 10 segundos). Algo normal si no tenemos en cuenta que al menos en la versión jugable no estaba permitido saltar tales vídeos.

Aún no sabemos cuando llegará a nuestro continente, ni tampoco si en la versión definitiva habrá novedades jugables o mejoras gráficas, pero el punto fuerte de esta nueva entrega, Mario Strikers: Charged, es, sin temor a equivocación el multijugador: disfrutando en esta ocasión de partidas online a través del Nintendo WiFi Connection o con tus amigos en casa con hasta cuatro jugadores.