Portada » Avances » Mario Kart Wii: Impresiones

Mario Kart Wii

La primera práctica con el teórico recién aprobado.

Mario Kart Wii: Impresiones - Avances

Aunque la inercia nos llevará directamente a jugar mediante el control de movimiento, y utilizando el Wiimote incrustado en el volante, este no es el único sistema de control, y para algunos quizá tampoco sea el más recomendable. Como ha descrito el avance, los vehículos también pueden conducirse utilizando la combinación Wiimote + Nunchaku, el mando Clásico o el mando de Gamecube, y puesto que todas estas opciones son muy similares, las englobaremos bajo el nombre "control tradicional". El objetivo durante la prueba era comprobar las diferencias en la primera toma de contacto entre la conducción con movimiento y la tradicional. La prueba es sencilla: competir cuatro veces en las dos primeras pantallas de la Copa Flor en 150cc., utilizando a Luigi, y alternando los dos tipos de control y los dos tipos de vehículos (repitiendo modelo). El resultado queda resumido en la siguiente tabla:


Imagen por Juan Salvador

Sin embargo, y por aquello del amor propio, en los último minutos de juego decidí realizar la misma prueba cambiando la potente moto anterior por otra más manejable, manteniendo a Luigi. Cuál es la sorpresa, que en esta ocasión acabé 8º y 1º, y con el agravante de que en la primera carrera entré en 1º posición a la última curva, donde fui azotado por una tortuga roja y relegado a ese lugar. Y es que la diferencia de conducción entre los distintos vehículos y pilotos es muy grande, incluso más que en el exitoso juego de DS. Cada jugador tendrá que probrar varias configuraciones antes de dar aquella con la que es más competitivo, y por tanto, antes de juzgar el control de este juego.

Poco hay que decir del modo contrarreloj, un clásico en el que el fantasma propio o de otro jugador sigue siendo la guía y el medio para mejorar el pilotaje y la trazada. Más cambiada está la batalla de globos, que es por equipos, ya que ahora perder los tres globos no implica abandonar la partida. La máquina te otorga otros tres y te pone a competir hasta que termina el tiempo. Será entonces cuando se determine el equipo ganador mediante el recuento. Es raro perder los tres globos y no morir, y pronto cambiarás el chip conservador de siempre por otro de 'a por todas', gracias a esta nueva inmortalidad.



Queda mucho por jugar a este nuevo Mario Kart hasta tener una opinión clara, pero lo que ya se puede decir es que las carreras a doce jugadores aumentan aún más la locura y la tensión, y por tanto la emoción por no saber quién va a ganar cada carrera; y eso que esta partida quedaba entre la CPU y yo. También hay que darse un tiempo con el nuevo volante y no lanzarse rápidamente al control tradicional, ya que el invento aporta un puntito extra a Mario Kart Wii sobre sus antecesores.