Portada » Avances » Let's TAP - Impresiones

Let's Tap

Let's Tap, Let's Tap, Choose Your Tapping Game. ¡Otra vez!

Let's TAP - Impresiones - Avances

Las recopilaciones socio-festivas de minijuegos en Wii podrían dividirse a bote pronto en varias categorías posibles: clones de Mario Party, copias de Carnival Games, Rabbids sin conejos e intentos de Wii Sports. Casi ningún juego se propone experimentar con las posibilidades del mando, trabajar en el diseño o simplemente refrescar la propuesta. Por suerte, las mentes de PROPE, con Yuji Naka a la cabeza, parecen capaces de completar una oferta sencilla pero muy atractiva por todo eso que nadie hace. O al menos, esa impresión nos quedó tras las partidas que echamos a Let's TAP en Londres, durante el Japan Event de SEGA.

SEGA Japan Event

 

Es mucho más fácil prestarle atención a un juego que entra por todos los sentidos. En lugar de un pelele lanzando aros en un entorno esperpéntico, Let's TAP pone en pantalla unos diseños nostálgicos -que desentierran las arcade más arcaicas- y un despliegue de color espectacular y con criterio. La música es casi más adictiva que el juego, porque se aplica la misma fórmula dotando de un toque dance a melodías que podrían salir de un Sonic de los 90 o del circuito más marchoso de un Daytona.  Y sólo con el tacto de juego se consigue una experiencia tan sensorial que el gusto y el olfato los pones fácilmente de tu parte.

 

Olvida eso de conectar el Nunchuk, o la Balance Board, o el volante, o la pistola de turno. Casi como eslogan que parodia esas aparatosas situaciones, PROPE propone algo mucho más trivial antes de jugar: "¡Hazte con una caja!". SEGA dispuso unas... ¿dieciséis? cajas de pañuelos en las mesas de prueba, con su correspondiente parche para no hacer publicidad. En casa valdrá la de los cereales, la de la Wii o, esperemos, una del par que incluye el juego. Pon el mando boca abajo sobre ella y disponte a golpetearla para controlar tanto los juegos -en los que ahora incidiremos- como los menús, o cualquier parte del juego. "¿Cómo controlo los menús?" -nos preguntamos. La solución era fácil, aunque no acabamos de dominarla: TAP es cambiar de opción y doble-TAP es seleccionar. Más cómodo es usar el puntero, que también funciona, pero le quita encanto.


Los bpm de algunos temas rozan el techno endiablado

 

Desafortunadamente (más cuando el título ya ha salido en Japón), SOE sólo permitía probar las dos primeras de las cinco secciones en las que se divide el juego: Tap Runner y Silent Blocks. De los demás, Rhythm Tap es una especie de Donkey Konga cooperativo y competitivo en el que podríamos haber explotado nuestro culto por las canciones del juego. Visualizer es un bonito salvapantallas temático que cambia según el golpeteo, por el que nos picaba la curiosidad. Y, finalmente, Bubble Voyager (derecha) es un shooter lateral con un rompedor estilo poligonal en el que flotar y disparar por el espacio, controlando la presión. Este último nos intrigaba sobremanera.


Visualizer contiene algunos montajes preciosos