Portada » Avances » Impresiones - LEGO City: Undercover

LEGO City: Undercover

 Para jugar a GTA siendo el bueno y riendo sin maldad.

Impresiones - LEGO City: Undercover - Avances

Para empezar la persecución hay que acudir a puntos concretos del mapa marcados con un escudo de sheriff. Ah, el mapa es el mando de Wii U. Mucho más grande y más útil que ese pequeño círculo en una esquina. Además, al eliminarlo de la escena la imagen del juego queda mucho más limpia. Un pequeño rastro de botones azules en el suelo ayuda a encontrar mejor su escondite: uno en una casa, otro en el puerto... Para llegar hasta ellos hay que llevar a cabo una persecución a base de construcciones, como superando pequeños puzles a cada paso, como pequeñas pruebas de ingenio que sería más difíciles si una flechita no dijera en todo momento dónde hay que interactuar después.

Por ejemplo, hay que conseguir que crezca una enrredadera en una tapia para subir a un tejado en el que hay un payaso de estos, pero lo único que tenemos son las raíces y una boca de riego. Si juntas las piezas consigues y consigues montar el grifo ya tendrás agua, pero en el camino del chorro hay obstáculos que ir rompiendo o aparando. Este es el típico puzle de cualquier juego de LEGO, ¿es que no ha ganado nada con Wii U?

Las novedades están en el uso de ese Wii U Gamepad en el juego, trasladadas a la vida real. Una de ellas es el escáner “infranaranja”, que deja ver a través de las pareces las siluetas de las personas. Se usa poniendo el mando en el aire y girando sobre la vista de McCain en primera persona. Otra es el detector de huellas, una luz azul que permite ver marcas en suelo y paredes alumbrando con el aparato, y para hacerlo hay que hacer el gesto como el personaje.

Son dos de las pequeñas características de este título en su versión Wii U. En realidad no sabemos ni cuántas pantallas tendrá ni cuál es el objetivo central del título, pero cuanto más se avanza más se parece al resto, solo que con una historia y personajes originales y no con famosos de película o del cómic. Es lo que se aprecia en la segunda pantalla de la demo, una mina con puzles más complejos que ya requieren el uso de varios disfraces y de objetos. Se utilizan tres: de ladrón, de minero y de explorador, cada uno con al menos dos habilidades particulares que sirven para abrir camino.

Técnicamente sin pulir

Los gráficos de LEGO City: Undercover son bastante pobres hasta la fecha, pero es que la propia demo deja mucho que desear (tiempos de carga infinitos, cuelgues, errores...), así que quizá no hay que tomársela tan en serio. Por tener, el juego no tiene ni el filtro anti aliasing. La sensación es mucho más pobre en la primera pantalla que en la segunda, que está mucho más acabada.

El escenario exterior se carga a pegotes sufriendo de un popping horrible y el fondo de la ciudad está difuminado por un efecto difuminado que no es como para presumir de blurring. Va mucho mejor la jugabilidad que la apariencia, por lo que parece que está realizado con prisas para llegar a esta feria.

De todos modos, LEGO City: Undercover tiene todos los elementos para triunfar que han tenidos los juegos anteriores y una gran marca personal: guión y personajes propios. Habrá que ver hasta donde llega y cómo juzga el público este cambio.

- ¿Qué sensaciones te produjo LEGO City: Undercover? -