Portada » Avances » Impresiones fantasía Mario & Sonic en los JJOO de Invierno

Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de Invierno

O Mario Kart sobre la nieve.

Impresiones fantasía Mario & Sonic en los JJOO de Invierno - Avances

Ya os hemos ido contando lo que traerá este Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de Invierno. Que si las pruebas oficiales de Vancouver, que si la Balance Board para sentarse en el suelo a jugar a Bobsley o Skeleton con el culo, o para tirarse ladera abajo en descenso, que si los personajes de siempre de los universos de Mario y de Sonic...

Ya sabemos de qué iba esto del simulador, pero es que además hay diversas pruebas englobadas en la categoría fantasía con un carácter más arcade. En este último contacto le tocó el turno a dos tradicionales, el ski cross y el snowboard cross. Es lo más parecido a combinar estas dos modalidades de velocidad con Mario Kart, y no sólo por lo objetos de la pista.


En dos circuitos distintos a los de los Juegos Olímpicos, hasta cuatro jugadores compiten por llegar primero a la meta, sea como sea. Uno de los escenarios no es ni más ni menos que un Circuito Mario, tal cual, con sus colores vibrantes, sus árboles y vallas, sus Chomp Cadenas y sus Gombas, sus pianos gigantes, sus monedas y una pista de hielo en lugar de asfalto. El otro, una cuesta abajo tremenda y continuada en Radical Highway, un escenario más conocido por los fieles a SEGA, con el camino marcado en todo momento por la típica estructura metálica roja que se retuerce en forma de loopings y anillos por todas partes. Las formas de conseguir velocidad extra  son numerosas, y cada escenario pone a disposición del jugador placas de aceleración en el suelo, reflejando con fidelidad cada universo (flechas sobre el hielo para Nintendo, láminas con estrellas en la nieve para SEGA).

Para hacerlo aún más fantasía, los creadores han puesto cajas de Mario Kart por toda la pista en las que puedes conseguir un objeto de entre una decena, una vez más, mitad y mitad de cada compañía. Desde las tortugas verde y roja hasta la zapatilla de Sonic o la burbuja protectora. Un detalle para igualar las partidas y que gane en intensidad. Como en el juego de coches, sólo se puede acumular un objeto, así que más vale gastarlo rápido. Sea cual sea la forma de jugar escogida, los objetos se lanzan con el botón "B" del mando.

Sin embargo, estas pruebas siguen siendo de habilidad y lo más importante es tomar bien la medida a la montaña. Casi todos los eventos pueden completarse con tres modos de control: Balance Board y apoyo en el Wiimote, el mando sólo, o completándolo  con el Nunchaku. Sea cual sea el modo escogido, hay muy pocas diferencias entre manejar los esquís o el snowboard. El reto es mayor con la tabla de equilibrios, ya que hay que controlar los giros con soltura. Para el primer deporte debe estar orientada horizontal al televisor, mientras que el segundo es vertical, como en otros títulos de deportes de invierno del catálogo. Pero su manejo es algo más sencillo y se conformará con marcar las cuatro direcciones básicas, haciendo especial hincapié en las punteras y talones para pegar saltos sobre las rampas y aceleraciones. Son unos movimientos básicos que van a determinar el ganador de la carrera, porque una vez en el aire el esquiador tendrá la ocasión de hacer trucos que sirven para conseguir miniturbos. Encadena muchos distribuyendo el peso con soltura y pierde de vista al rival. Apura demasiado y el muñeco aterrizará de morros.

En las otras dos modalidades lo más intuitivo es torcer, que se hace girando la muñeca a izquierda y derecha. Después, los otros dos movimientos básicos se realizan agitando el Wiimote hacia arriba o hacia abajo, según pida el momento. Es un sistema más sencillo y preciso, y requiere menos esfuerzo. Que cada uno elija su estilo, pero a veces un mejor crono no refleja una diversión mayor.


Y si aún no había turbos suficientes, aún queda uno más: la habilidad básica de cada deportista. Por cada cinco anillos o monedas, el jugador gana el derecho a ejecutar uno de estos turbos, que activan una animación propia de cada personaje. No es un gran impulso, pero puede ayudar a salir de algún lío y da cierta emoción al hecho de recoger objetos.

Saliendo por el camino de en medio, Nintendo y SEGA han dado un pequeño giro a sus deportes olímpicos y los han combinado con su especialidad, los mamporros y los objetos que hacen las competiciones más imprevisibles. Un buen complemento que pronto sabremos hasta dónde da de sí, cuando Mario & Sonic en los Juegos Olímpicos de Invierno llegué a las estanterías en un par de semanas, el 16 de octubre.

::Deja tu opinión en el foro::