Portada » Avances » Icarian: Kindred Spirits - Impresiones

NyxQuest: Kindred Spirits (Icarian)

Un plataformas clásico en el que hay que pensar antes de actuar.

Icarian: Kindred Spirits - Impresiones - Avances

Por primera vez, Revogamers ha podido probar un juego de Wii en la oficina del desarrollador. Y tan solo cogiendo el metro. Las gracias hay que dárselas a Over the Top Games, que nos han recibido en su estudio para mostrarnos y dejarnos probar su primer título, Icarian: Kindred Spirits.

 Este primer texto permitirá explicar las sensaciones a los mandos de Wii de este juego de plataformas en dos dimensiones, pero habrá que esperar hasta el sábado para conocer algo más del arte y del desarrollo que lleva detrás, contado por sus propios creadores.

Puesto que Icarian aún tiene desarrollo por delante, tan solo hemos podido probar un par de las pantallas iniciales, destinadas a hacerse con el control, sencillo pero que da mucho juego gracias a la concatenación de saltos y vuelos. Algunos escenarios estarán más enfocados al plataformeo puro, mientras que otros requerirán más perspicacia con los puzles, apoyados en las habilidades que los dioses otorgan a Nyx, la protagonista.

Sea del tipo que sea, lo que pudimos probar transmitía un clima de calma y tranquilidad por la mezcla de colores calientes, una música delicada de piano y un ritmo de juego lento. Y sin embargo,no será un juego fácil, sino más bien reflexivo (teniendo siempre en cuenta que Over the Top no ha dicho aún la última palabra y sigue probando cambios). Paso por paso, cada movimiento debe pensarse dos veces antes, ya que no siempre es obvio cuál es la siguiente plataforma, cómo alcanzarla o si habrá algún peligro en ella.

 

 

Los controles son muy simples: el joystick para la orientación, “A” para saltar y “Z” para planear, mientras que el puntero reproduce los dones celestiales. Nyx puede saltar hasta 5 veces sin tocar el suelo y además puede planear durante 2 o 3 segundos entre salto y salto. Estas dos habilidades han permitido a los desarrolladores crear multitud de saltos distintos y plataformas originales (alguna bastante retorcida o muy larga) que obliga a investigar cómo avanzar antes de hacerlo. Además, otorga un grado de dificultad extra que, si bien no es frustrante, nos hará recurrir al ensayo-error en más de una ocasión. Es decir, a asomarnos al precipicio y recular ¡porque no llego!. La cámara, automática, será una pequeña ayuda y se alejará cuando la vista tenga que ir un poco más lejos para completar un puzle o salto.