Portada » Avances » [GC07] Monster Lab se descubre

Monster Lab

Monster Lab es lo que a un científico loco le saldría si mezclara Pokémon, Rayman Raving Rabbids y Tim Burton: así pinta tan alocada fórmula. Act: Ya disponible la primera galería.

[GC07] Monster Lab se descubre - Avances

Eidos informó antes de la convención alemana de que presentaría una nueva franquicia en exclusiva para Wii. No obstante, hasta el día de hoy no pudimos usar nuestros sellados teclados para hablar de la monstruosa apuesta de exploración, personalización y combate que vimos.

 Monster Lab se mostró mediante cita privada en el agradable stand de Eidos para prensa, donde Lara Croft era la obvia protagonista. Los chicos del estudio canadiense BlackBone ofrecieron una amena presentación que intentaba destripar el curioso concepto de juego, para el día siguiente compartir algo de gameplay y detalles de desarrollo.

Cuando lo vimos por primera vez (probablemente os pase algo similar) nos vino un nombre a la cabeza automáticamente: Tim Burton. Ciertamente podría ser el juego que el bizarro director de cine, que en su haber tiene producciones como "Pesadilla antes de Navidad", "Sleepy Hollow" y "La Novia Cadáver", habría creado.

Dan Sochen, BlackboneLa consigna de Monster Lab es muy sencilla: juega con tus propios monstruos. Un científico chiflado -el profesor Fuseless-, desertor de una sociedad de inventores locos con ambiciones de poder, es uno de los personajes principales, nuestro mentor y centro del laboratorio que diseña, monta y da vida a las desquiciadas (y cachondísimas) criaturas que ayudarán a las gentes aterrrorizadas por los malvados engendros de la "competencia".

En un tempranísimo estado de desarrollo (saldrá bien entrado el 2008, en verano) el juego destaca visualmente por su gran iluminación y diseño artístico: Se ha trabajado muy duro para lograr una ambientación sobresaliente, llena de calaveras, cerebros, vísceras, mucosidades, trastos y seres deformes pero que a la vez te hacen brotar una sonrisa gracias al toque de locura. Esta misma locura se encuentra en elementos como los edificios, de formas imposibles, y los personajes (decentemente animados), con facciones muy exageradas, casi caricaturescas. Los morados, negros y verdes colorean con gusto el conjunto, las texturas necesitan una considerable mejora en resolución y cuidado, y para la iluminación se ha usado un rim lighting (misma técnica que en Mario Galaxy) bastante trabajado que integra a los modelos en unos entornos bizarro-tétrico-simpáticos, muchas veces oscuros o con los cuatro rayos de Sol que entren por un ventanuco o las luces medio rotas del laboratorio. El juego respira una carga muy fuerte de dibujos animados que pretenden divertir bajo un contexto de monstruos Frankensteinianos, al más puro estilo de las películas antiguas de terror, que destilaban simpatía por los cuatro costados.

En su parte pokemoniana, Monster Lab es un título con toques de rol definible como un "Story driven action RPG", en el que habrá subidas de niveles, mejoras de personajes, combates por turnos, exploraciones y misiones que cumplir a lo largo de las 16 zonas que contiene. Más de 300 items y 150 partes únicas de cuerpos que podremos combinar en 30 experimentos que culminarán en miles de posibilidades para crear nuestro monstruo favorito con el que luchar. Según nos contaban los propios desarrolladores, "Pokémon nos encanta, pero aquí te creas tú los monstruos, no los buscas".

Nosotros, como buenos científicos, poseeremos habilidades que tendremos que ir mejorando a medida que subamos de nivel y, además, buscar a otros colegas de diferentes disciplinas para que aumenten las capacidades de nuestras creaciones monstruo-robóticas. Esto es un detalle que cobra enrome importancia, pues no existe el monstruo definitivo y habrá que jugar un poco con la estrategia, pues una pieza metálica es más poderosa contra una biológica, por ejemplo.