Portada » Avances » [GC07] Impresiones y aventuras con Dewy

Dewy's Adventure

El contacto con la gota de agua fue mucho más personal en Alemania. Su productor se sentó con nosotros para hablar de y jugar con su simpática propuesta.

[GC07] Impresiones y aventuras con Dewy - Avances

Dewy's Adventure es una producción muy destacable. La palabra destacable significa "que merece ser destacado", y las cualidades de Dewy y el recibimiento que se le dio al título en Japón no son más que sumandos que fortalecen ese merecimiento de que se le destaque. Pese a que nuestros compañeros ya dieron sus saltos y deslizamientos con esta aventura plataformera en el E3, sus positivas impresiones -consultar junto a su avance detallado los que no conozcáis el jeugo desde cero- y la certeza de que se trata de un trabajo original en todos sus sentidos nos obligaba a quedar con la gotita de agua en Alemania y, aprovechando la visita de su productor, ahondar en su creación y echar otras partidas para traer nuevos detalles.

En primer lugar, la parada en el stand privado de Konami nos dejó un amigo que cambió el resto del viaje: al propio Dewy en forma física. El peluche promocional que se regala en Japón con el juego no hizo más que recordarnos la gracia de su juego y convencernos de la "misión" de recordar e informar de sus bondades mediante nuestros medios, como pasa con juegos como Zack & Wiki y otras "rarezas" geniales generalmente niponas. Por ello nos hemos permitido dedicarle una galería que, al ser de tono más personal, ya está disponible en el Blog de Revogamers:


En segundo lugar y después de este inciso como ya decíamos más personal o humorístico, destacaremos los puntos más importantes de las palabras de Shingo Mukaitoge, el productor del título para Konami y también productor de Elebits que nos atendió en entrevista y sesión de juego. Aunque el texto completo se publicará durante el día, podemos adelantar que conserva las prometidas funciones online similares a las del juego de bichos eléctricos. Es decir, de nuevo el estudio aprovecha el WiiConnect24 sin códigos de amigo (con el código Wii) para compartir escenarios creados en el editor, fotos tomadas o recibir consejos de juego. El productor espera que el título llegue más lejos en occidente y también se muestra muy positivo con las capacidades técnicas de Wii. Inquirido sobre la posible evolución de sus Elebits (o Eledees) en una secuela Wii no pudo contener la risa y se limitó a mirarnos con punto en boca: "Shhht". También reconoció las mejoras de control tras decidir posicionar el Wiimote de forma horizontal, decisión realmente acertada tras probarlo:


Y para lo último hemos dejado la parte central de cualquier texto de impresiones, pero en esta posición porque prácticamente detallan las ya mencionadas de nuestros compañeros enviados a California. Si una palabra puede definir la experiencia Dewy (aparte de destacable) es simpático. El diseño artístico es tan pasteloso que roza lo irritante, más aún oyendo -como comprobáis en el vídeo- los gritos de nuestra gota. Pero es tan divertido que, comprobado, los dos jugadores estuvimos todos los minutos de prueba con una sonrisa de oreja a oreja como la de Dewy. De su simpleza de control se deriva un deslice controladamente descontrolado, con perfecta respuesta pero también perfecta dificultad. Aparte de saltar plataformas derribábamos enemigos de varios modos distintos -es una de las cosas a descubrir-, elegíamos caminos secretos para atajar y recolectábamos las gotitas amigas para conseguir una calificación mejor en el recuento final del nivel (A, B, S...) que le dará durabilidad. El cambio de estado de Dewy es tan magistral como espectacular, pues no sólo Dewy se hará vapor cuando pulsemos arriba en la cruceta -esto lo mide un temporizador- sino que todo lo que nos rodea se verá afectado y del mismo modo la jugabilidad: al árbol le saldrán hojas, todo se bañará de rojizo y Dewy podrá acceder a los niveles superiores o lanzar rayos desde su nube. Lo mismo con el hielo, que hará de los lagos pistas de patinaje o modificará todo el entorno para luchar, para avanzar o para resolver puzles. El diseño de niveles, algo sencillo pero con esos toques de los plataformas de antaño, es el que dirige la experiencia, a veces en pantallas lineales, otras en recorridos pausados con saltos difíciles o "transportes" u otros mecanismos y enemigos, amén de los jefes finales.

También tiene su modo multijugador, su editor de niveles y las mencionadas funciones online. Y la jugabilidad lo hace un plataformas único en su género, único en Wii y que rebosa colorido, arte, simpatía, frenesí, inteligencia e innovación. En definitiva, es agradable y divertido y merece (de nuevo) al menos la prueba de todo el que pueda. Pronto, en su análisis, descubriremos cuánto dura esta sonrisa.