Portada » Avances » Fragile: Farewell Ruins of the Moon

Fragile Dreams (Farewell Ruins of the Moon)

Un juego hermoso pero su destino aún no se ha cruzado con nosotros.

Fragile: Farewell Ruins of the Moon - Avances

 Hace ya casi dos meses que Fragile: Farewell Ruins of the Moon salió en Japón, recibiendo en general críticas favorables. No en vano, se trata de una cuidada producción de Tri-Crescendo, estudio responsable de RPGs bien recibidos en su día (Baten Kaitos, Eternal Sonata). Se podría considerar un lanzamiento importante, incluso un must have dentro del catálogo de Wii, pero ni siquiera se ha emitido una fecha posible para el mercado americano. Esperemos que este breve resumen de la información esencial sirva para hablar del juego que salió tarde, y no del que nunca llegó a Occidente.

La aventura se desarrolla en nuestro mundo, incluso con referencias a lugares emblemáticos. De hecho, incluso podría parecer ambientado en la vida real, de no ser por un pequeño detalle: el abandono. Todo está desierto: los edificios aparecen ruinosos, las máquinas oxidadas e inútiles, y por todas partes hay indicios de que hace tiempo todo aquello estuvo poblado por miles de personas, llevando una vida normal y corriente. Y, aunque por lo mostrado la mayoría del juego transcurra de noche, el toque onírico que impregna casi todo hace que pronto se desvanezca la impresión de survival horror que muchas capturas puedan transmitir (de hecho, ha sido calificado para todos los públicos en su tierra natal).


En semejante lugar, el único humano con vida (al menos que se sepa) es Seto, el joven protagonista. Sin saber por qué se ha llegado a la situación actual, trata de averiguarlo mientras se dirige hacia una torre. Para ello es fundamental la exploración a lo largo de su viaje; cualquier testimonio puede ser una pista o un breve relato sobre el pasado. En cierto modo, es casi una labor arqueológica, en la que ayuda sobre todo la linterna que el protagonista empuña la mayoría del tiempo, junto con otros aparatos, como un detector de metales. Cabe decir que, si realmente hay una gran cantidad de objetos y e inscripciones por examinar, como se anunció en su día, el gran número de texturas o quizá modelados enteros por traducir justificarían una localización tardía e incierta.

 Pero el juego es mucho más que la recolección de pistas para deducir qué ha ocurrido. A lo largo de él, y al parecer con bastante frecuencia, Seto halla diferentes espíritus de personas variopintas, con diversas historias por contar y objetivos que cumplir. Aunque enumerar y describirlas todas sería excesivo para un avance, en el hilo oficial de nuestra comunidad podéis encontrar información sobre estos personajes. Si a alguno hay que destacar es a Ren, que pasa a ser casi tan importante como el protagonista, además de jugar un papel fundamental en el argumento (parece que Seto se enamora de ella, lo que le mueve a continuar explorando). En todos los casos, el encuentro con alguna de estas almas lleva a escenas bastante sentimentales; bien llevadas incluso pueden convertir a Fragile en un juego de los que nunca se olvidan.

Aparte de estas apariciones ocasionales, la principal compañía del jugador es el Personal Frame, una especie de ordenador que Seto carga en la espalda. Aunque su función principal parece ser la de dar instrucciones y consejos, promete ser una carismática voz ocasional (al estilo de Midna en Twilight Princess) si no resulta demasiado pesada.