Portada » Avances » [E308] Impresiones Wii Music

Wii Music

El juego perdido de Nintendo regresa a escena con gran protagonismo de la mano de Miyamoto.

[E308] Impresiones Wii Music - Avances

Asimismo, el número de temas es un misterio, tanto como si los instrumentos serán desbloqueables o estará la gama completa disponible desde el principio. En el repertorio musical no esperemos grandes temas de bandas famosas como ocurre en otros juegos como Guitar Hero o Rock Band, de momento. Aquí nos encontraremos canciones tradicionales y los temas más famosos de la casa Nintendo. Y es que el objetivo, una vez más, es dar rienda suelta a la creatividad y conseguir versiones propias que luego podremos mostrar a los demás.


¿El del xilófono no es Zhlain?

El punto más “cañero” viene de la mano de la batería, que tendrá un modo de juego dedicado para ella sola. En él, aparecerá una batería completa, donde podremos tocar cualquier parte de la misma, ya sean platillos, redoblantes, bombo. Para hacer sonar cada parte, no bastará con simples movimientos, sino que tendremos que mezclarlos con pulsaciones de casi todos los botones de ambos mandos, convirtiéndose en el instrumento más completo y complejo de todo el juego. Además y como punto adicional, Nintendo ha incorporado la compatibilidad de la Tabla de Equilibrios para sustituir a los pedales reales del conjunto.

La estructura de botones sigue una lógica: la Balance Board hace de pedales para bombo y charles y el mando de cada mano es una baqueta, por lo que los botones son simétricos. El movimiento sin pulsar botones es para golpear al charles y los gatillos de ambos mandos para los platillos; y a partir de ahí los instrumentos van corriendo de izquierda a derecha según los botones. El del Wiimote, por ejemplo: la cruceta a izquierda sirve para tocar el tambor izquierdo, abajo para la caja izquierda, a la derecha para la derecha y el gatillo 'Z' para el tambor derecho.


Maiky dándole caña a la batería

Además, el mando reconoce golpes bruscos y suaves, que harán sonar más o menos los instrumentos. Por tanto, el sensor de movimiento solo sirve para aplicar potencia y, lo que es más importante, para recoger nuestro ritmo, pero la coordinación del batería es aún más complicada, ya que no basta con ser ágil con los brazos, sino que hay que serlo con los dedos y recordar qué es cada pulsación. La accesibilidad que en un principio parece ser la premisa en este juego se ve mermada con los botones de la batería, pero habrá que esperar a darle oportunidades más largas.

Wii Music es un juego para todos, que pretende entretener con una jugabilidad directa, sin muchas dificultades, incluyendo un modo de tocar muy completo como el de la batería, soporte multijugador hasta 4 personas y además la posibilidad de grabar actuaciones. A falta de conocer los dos modos de juego restantes (uno se espera que siga siendo la curiosa dirección de orquesta – esta sí puntuada por el juego), las primeras actuaciones con Wii Music parecen presagiar una experiencia divertida.