Portada » Avances » [E307] Primeros ejercicios con Wii Fit

Wii Fit

Es el juego del E3 para Nintendo, es el hardware del E3 para Nintendo. ¿Pero qué tiene Wii Fit?

[E307] Primeros ejercicios con Wii Fit - Avances

Tras aquel primer encuentro visual con Wii Fit, nuestra primera ocasión para cabalgar sobre esa Tabla de Equilibrios Wii se presentó la tarde siguiente en "el Hangar", el showfloor principal de la feria. Acompañados de un amable azafato que nos invitó a practicar descalzos, llegó nuestro turno. En primer lugar hay que seleccionar de entre 11 disponibles la prueba que vamos a realizar, y nada mejor que comenzar con unos estiramientos. Una vez marcado, y tras unos segundos de espera mientras la máquina se prepara, subimos a la plataforma. Y ya se sabe, hardware nuevo, vergüenza nueva. Aquella sensación de sorpresa y ridículo que nos invadió un año antes al probar el Wiimote volvía por momentos cuando subimos por primera vez, en un lugar repleto de curiosos, sobre aquel cacharro.


estiramientos Revogamers

El trabajo era bien sencillo, tan solo había que juntar las manos arriba con los brazos bien estirados, a la vez que, sin mover los pies fijos al centro de la tabla, bajábamos progresivamente hacia nuestros lados, estirando bien las dorsales. Todo esto siguiendo el ritmo y la inclinación que nuestra joven Fonda ordenaba. Y ojo, que para este redactor más acostumbrado a que las pausas durante los partidos traigan anuncios y no descanso, el final del ejercicio se hizo duro. Al acabar, un gráfico nos resumió cuán bien lo hemos hecho, es decir, si hemos aguantado el ritmo del ejemplo.

Ese es el esquema básico que se sigue en todo momento. Otra de las pruebas que elegimos era bastante similar de objetivo, aunque no de procedimiento. A la pata coja había que mantener todo nuestro peso en el centro del cuerpo, lo que se reflejaba en la pantalla por una línea roja en el centro de la imagen. Si la línea dibujada por nuestro equilibrio se torcía demasiado (es decir, que estuviésemos más hacia un lado) se corría el riesgo de tocar contra unas franjas laterales que decidían que el juego se acabase.


equilibrio y pretemporada

El último era un poco más arcade, aunque también bastante cansado. Consistía en rematar de cabeza los balones que nuestros compañeros de equipo nos enviaban al centro, a la derecha o a la izquierda; es el mismo minijuego al que Miyamoto y Fils-Aime jugaron en la conferencia. Si bien todo está en nuestros pies, movíamos antes el tronco y la cabeza como tratando de alcanzar realmente la bola que la imagen enviaba. Quién más balones tocase (y menos zapatazos recibiese) acumulaba más puntos que se sumaban al ranking final (ups, compitiendo contra todo el E3).

No estuvimos tanto tiempo como para juzgar cómo podrá ser la experiencia de juego, pero desde luego que el cansancio que imprime, superior al de Wii Sports, lo convierte en un auténtico ejercicio. La diversión que transmite no es tal en los ejercicios puros, donde el objetivo es sufrir, aunque aumenta algo más en los arcade como el de fútbol. La única competencia que ofrece es contra uno mismo, como el propio gimnasio, y su atractivo está en la posibilidad de hacer todo esto en casa y en la facilidad en el manejo, con esa entrenadora personal que nunca se cansará de repetirnos las instrucciones.