Portada » Avances » [E3 13] Impresiones Mario Kart 8

Mario Kart 8

Por tierra, mar y aire… y bocabajo.

[E3 13] Impresiones Mario Kart 8 - Avances

NUEVAS IMPRESIONES MARIO KART 8 DE ABRIL DE 2014,
¡LÉELAS AQUÍ!

Y es que no hay dos sin tres… si siete sin ocho. Mario Kart 8 es la nueva entrega de la famosísima saga de conducción de Nintendo. Tras un par de entregas muy polarizadas, con un contrastado éxito en venta pero con críticas por parte de los expertos, aquí viene el nuevo Mario Kart dispuesto a enmendar errores del pasado.

La demo que se pudo probar permitía jugar en tres circuitos diferentes. Por un lado, teníamos un circuito clásico, de los tipos de Mario y Luigi.  Era la forma perfecta de ver cómo había evolucionado el apartado visual del juego, cómo se había adaptado Mario Kart a las HD, observar con una iluminación diurna los modelados de los personajes y los karts y de ver cómo eran los escenarios sencillos y sin alardes.

Mario Kart 8

La respuesta no puede ser más satisfactoria, pues por fin tenemos un juego que sí muestra una diferencia notable con sus predecesores de sobremesa. Mucho más trabajado, con multitud de elementos en pantalla, personajes completamente redondos (se nota una barbaridad en el morro de Yoshi) y con una sensación de velocidad muy mejorada. Las pistas siguen siendo un pelín grandes para el gusto de los más hábiles, pero es cierto que han visto reducido su tamaño. Sumando esto a que el juego volverá a tener a doce corredores (también en el online) vamos a tener un título a la altura de Wii U.

Si la evolución gráfica se ve en el primer circuito, el segundo, una especie de trazado urbano con tranvías de Wario, va un punto más allá. En esta particular San Francisco, con mucha cuesta, la carretera se estrecha, los adelantamientos son algo más complicados y hay elementos que nos estorban. Los mencionados tranvías no se están quietos, sino que se mueven, por lo que habrá que tener cuidado para no comérselos… o bien la suficiente astucia para empotrar en ellos a un rival cansino. Un detalle curioso, si por un casual caemos encima de uno de los tranvías en un alocado salto, rebotaremos como si de un muelle se tratara.

Mario Kart 8

El tercer nivel, el de la Casa Fantasma, era el mejor de todos. Era el que mejor aspecto tenía, con una iluminación mucho más trabajada y unos efectos visuales más detallados. Las transparencias de los fantasmas, la parte acuática en la que puedes ir por sendas alternativas, la luminiscencia fantasmagórica… Este nivel iba un paso más allá de lo que los demás habían mostrado y suponía un broche de oro a una demo muy completa.

En cuanto al control, el juego se puede controlar tanto con el Wiimote como con el Wii U GamPad. En este caso, basta con darle a un botón para cambiar de control entre el de los sticks de toda la vida y pasar a usar los giroscopios para girar. Ahí cada uno es el que elige cómo controlarlo, aunque la fiabilidad y la precisión del stick todavía no tienen rival. Hay un añadido curioso en el caso de que optemos usar el Wii U GamePad, y es el de la bocina que habrá en medio del mando. Con este botón podremos dar la murga al resto de corredores, eso sí, a costa de dividir nuestra atención durante unos instantes. Se traduce mejor en una forma de celebrar las victorias, haciéndola sonar como locos.

Un detalle que me decepcionó un poco respecto al tráiler que se vio en la Nintendo Direct es el cambio de lateralidad. En ningún caso se vio cómo el circuito se retorcía y dejaba al jugador bocabajo. Era la cámara la que se ajustaba para que el jugador nunca perdiera el control exacto. A priori, puede parecer un error y una forma de limitarse la mejor novedad del título, aunque habrá que ver cómo mantiene el tipo.

Mario Kart 8

También habría sido de agradecer que enseñaran un nuevo objeto o que la demo fuera algo más competitiva. No se pudo disfrutar de ninguno de los objetos nuevos y sólo aparecieron turbos, caparazones y cáscaras de plátano, pero nada del arsenal más sofisticado como estrellas, balas de cañón o truenos. Eso sí, vuelven las monedas para aumentar la velocidad y, con ellas, es de suponer que los desbloqueables para los coches.

Mario Kart 8 supone, a priori, una clara evolución. Visualmente es continuista, pero muy sólido. Los circuitos que se mostraron fueron muy imaginativos y la jugabilidad parece que se ha ajustado. Habrá que ver cómo influyen las motos en el desarrollo de las partidas online, así como saber cuáles son los nuevos circuitos y si hay algún tipo de snaking o algo parecido. ¿La mala noticia? Que se va a 2014, así que habrá que esperar un poco más para correr en Wii U.

¿Qué te parece Mario Kart 8?