Portada » Avances » [E3 13] Impresiones Disney Infinity

Disney Infinity

Cada película es un videojuego en sí mismo.

[E3 13] Impresiones Disney Infinity - Avances

Disney ha decidido jugarse todo su desarrollo de videojuego a una sola carta, tras haber adquirido y licenciado en cuestión de meses su otra gran baza, Star Wars, adquirida tras la compra de LucasArts. El potencial de éxito y de fracaso de Disney Infinity es tal que prácticamente todo el espacio de la compañía en el E3 estaba dedicado a este juego.

Concepto de partida: Disney Infinity no es un juego como tal, es un combinado de juguetes y videojuegos abierto a la ampliación, pensado para crecer tanto como lo ha hecho la propia Disney. Los juguetes tienen un chip para que, al ponerlos sobre un portal, se conviertan en el personaje del juego. Para empezar primero hay que comprar un set de juego, que contiene el esqueleto, figuras de juguete, el portal sobre el que se ponen para que se activen, más un modo libre llamado Caja de juguetes que no nos enseñaron. Cada set, que va a costar entre 40 y 50 euros, y funciona como una parte de un todo porque los personajes se pueden utilizar de forma conjunta, pero a la vez es independiente como videojuego.

En la feria había tres sets distintos que sirven para explicar muy bien cómo va esa relación entre las partes: Cars, Piratas del Caribe y Monstruos S.A. Cada uno tiene su propia mecánica de juego, historia y protagonistas y si pones durante una partida un muñeco de un set que no corresponde, no funciona a no ser que se trate del modo Caja de juguetes, pero sí hay unos power-ups que se pueden compartir entre todos.

Impresiones Disney Inifinity

Comparando las pantallas de Disney Infinity

Primero Cars, esos dibujos de coches que han vuelto locos a los niños más pequeños de medio mundo. El videojuego se plantea como un sandbox centrado en la ciudad de Radiator Springs, que tiene cierta vida. El jugador escoge qué personaje ser y con él va avanzando en una especie de historia abierta formada por varias misiones que los personajes controlados por la máquina (NPC por sus siglas en inglés) van proponiendo.

Como todo son coches, es exclusivamente un juego de conducción, y las misiones son para conducir como la carrera contra otros vehículos en un circuito de este desierto de la Ruta 66. Pero además mantiene una filosofía de “construye tu propio pueblo de juguete”: con los puntos ganados puedes comprar más edificios, que vas colocando en los sitios y de la forma que desees. También hay un sencillo editor para cambiar ligeramente su aspecto, como el color de las paredes. Algunos de estos espacios tienen funciones paralelas, como un taller de chapa y pintura en el que modificar los vehículos NPC (contra su voluntad, por cierto).

Cambio total de aires y viajamos al mundo de Piratas del Caribe de Disney Infinity. Ahora es una aventura en tercera persona con fases de tierra y fases de mar. El jugador controla a Jack Sparrow por un lado y a su barco por el otro, por tanto por un lado hay que jugar a dirigir al jugador hacia los objetivo, luchando con sable y pistola contra otro personajes, y por el otro hay que navegar con La perla negra entre puerto y puerto, con batallas navales y disparos de cañón de por medio.

Es como si la idea de Disney Interactive fuera atrapar a los padres en su mundo para satisfacer en él todas las “necesidades” que pudieran tener sus hijos. ¿Que quieren un juego de carreras? Compran el set Cars. ¿Una aventura? El set de Piratas del Caribe. ¿Un plataformas? El de Monstruos S.A. Si la idea cuaja van a tener un público satisfecho por todos lados y a la vez muy fidelizado dentro de sus productos.

Calidad del videjuego vs juguetes

Cuando se pongan a la venta los sets de Disney Infinity habrá que valorar el resultado conseguido por el videojuego, o al menos sus partes, y también por los juguetes.

Las piezas de Jack Sparrow, Rayo McQueen y algunos más de los que estaban sobre la mesa son bastante simples de diseño pero robustas y bastante grandes, incluso algo pesadas para los niños más pequeños. Tanto el portal como las fichas de poder y territorio que extra tiene un buen tamaño, así que no se las van a poder tragar.

Desgraciadamente, lo que Disney se llevó al E3 deja ciertas dudas sobre lo que están desarrollando. En el booth de la compañía estaban intercaladas tres consolas Wii U y tres PS3, cada uno con uno de los tres sets, pero con una diferencia abismal de acabado entre ellas. Sobre todo la de Piratas del Caribe, en la de Nintendo parecía más de Wii que de la generación HD, en la que sí tenía un acabado más respetable.

Disney Infinity es el nuevo en la clase y va a tener que competir directamente con el alumno aventajado en esto de los juguetes más videojuego, Skylanders Swap Force de Activision, que también ha tenido buena presencia este E3.

¿Qué te parece Disney Infinity?