Portada » Avances » Deadly Creatures - Impresiones

Deadly Creatures

THQ presenta algo diferente y aseguran que se lo están currando. Veamos si hay que tomarles en serio.

Deadly Creatures - Impresiones - Avances

Y tercero, por los combates voraces. Los creadores se han tomado la pequeña libertad de darle un carácter humanoide a los bichos, armándoles con ataques combinados de lo más terrorífico que sumar a los suyos naturales. Se ejecutarán mediante secuencias de movimientos indicadas en pantalla sobre la marcha, con moral resultado. Contra enemigos más débiles, bastaré con una pequeña combinación de los botones y de movimientos del mando para ejecutar golpes como 'bofetón' de araña o embestida; aunque ojo, que saben defenderse y habrá que escoger el más adecuado. Es cierto que se rompe un poco la estética tan natural, pero no desentona y reaviva la aventura. Además, las animaciones son tan exquisitas que algún despistado creerá que se comporta así.


Tras acabar con un puñado de arañas menores, cucarachas, grillos y algún que otro escorpión, una salida al exterior recuerda que está lleno de peligros. Un precioso escenario al aire libre, con el sol que reseca el desierto abrasando, es el lugar elegido por una serpiente de cascabel impresionantemente reproducida para su meriendia. El juego cambia a una cámara fija detrás de la araña desde que el que es más fácil estudiar al reptil, poder prever sus ataques y desquiciarla justo antes de huir entre los cactus. Mucho estrés para el primer día, así que démosle un descanso.

El señor escorpión es el tipo duro de Deadly Creatures. No es tan ágil como ella, no puede saltar aunque sí trepar, ni tampoco camina tan tan rápido. Pero tiene dos pinzas para cubrirse y escarbar (la araña no puede) y un aguijón incipiente. Aunque  el control es muy parecido, ni los ataques normales ni los combinados son iguales. Ni siquiera equivalentes. Es por esto que los primeros momentos que lo usemos, y aún con la araña en mente, nos veremos sorprendido por la velocidad de algún enemigo que se anticipará a nuestro picotazo (sí, tú también vas a usar ese movimiento al principio, sádico). Un pequeño proceso de adaptación y volveremos a nuestra ruta mata-mata y recoge-larvas, esta vez contra insectos más fuertes o en grupos.

Si se cubre arriba, a derribarle de un barrido con la cola. Si lo hace abajo, dejará su lomo al descubierto, con la piel tersa para ser penetrado con más facilidad por nuestra aguja. Si se resiste, qué menos que pellizcarle, zarandearle o asestarle con las pinzas a modo de martillo. Como es tan tosco, el escorpión es menos vistoso y sus movimientos parecen más forzados que los de la araña, pero no desgradará a quienes gusten de arrasar con todo.

 En todas estas acciones no hay prácticamente ningún fallo técnico que destacar ni ninguna mejora de bulto que esperar para la versión final. Los controles respondes más que bien, y si acaso sólo obligarán a agitar el mando con fuerza en los movimientos especiales. La cámara es impecable y los tiempos de carga y guardado inexistentes.

Pero aún hay que rescatar un puntazo más de esos que demuestran porqué estamos ante una superproducción (creo que ahora se llaman así, como en el cine): el apartado sonoro. No es sólo el extraordinario doblaje de los humanos en la versión inglesa, con conocidos actores (que aquí llegará en castellano, aunque no fue esa la que probamos), que carga de credibilidad al guión. Tampoco el riquísimo conjunto de sonidos de cada una de las criaturas que pueblan las batallas y los momentos de avance. Es sobre todo una banda sonora penetrante que incrementa la tensión del juego y obliga, más que a avanzar, a huir hacia adelante. Veremos cuántos temas incluye el juego y esperemos que no se repitan, al igual que los escenarios.


Si no tomar ningún riesgo ha sido una de las principales críticas para todas las editoras con Wii, entonces a THQ hay que darla un halago x2 por jugársela. Pero además lo ha hecho al 100% con un juego que, en sus primeras pantallas, ya transmite una solidez en la producción, un detalle en el diseño y en el desarrollo y un perfeccionamiento en la técnica que sitúan el listón muy arriba. Queda por saber durante cuánto tiempo aguanta este ritmo Deadly Creatures; si la integración de los humanos y su historia enganchan; y en qué momento volverán a verse las caras este escorpión y esta araña, para que el jugador decida o no, con cual quedarse, de esta aventura subterránea 'a dos voces', sin duda una de las más prometedoras de 2009.