Portada » Avances » Dead Rising: Terror en el Hipermercado - Impresiones

Dead Rising: Terror en el Hipermercado (Chop Till You Drop)

Terror en el hipermercado, horror en el ultramarinos…

Dead Rising: Terror en el Hipermercado - Impresiones - Avances

También es algo decepcionante el vacío de los escenarios del centro comercial, casi sin detalles. Es todo demasiado plano, demasiado desangelado, como si lo único que importara fueran los pasillos y escaleras, Frank y las hordas de zombis deseando matarnos. ¿Hordas?

La base del Dead Rising original era masacrar centenares de revividos de la forma más imaginativa y loca posible. Se sabía que Wii no iba a ser capaz de tal despliegue de enemigos en pantalla, pero aún así se hicieron promesas. Tampoco vamos a decir que sólo aparecen tres o cuatro, eso sería faltar a la verdad, pero sí que veinte es una cifra más realista que los prometidos cien.


No sólo eso, sino que se ha escatimado mucho en cuanto a animaciones, y no será raro ver a cinco o seis de esos zombis moverse exactamente igual y hacer los mismos movimientos exactamente en el mismo momento. Eso sí, al menos atacan, van a por nosotros y no se quedan parados esperando ser apaleados. Actúan mediante rutinas sencillas, pero tenemos la sensación de que responden a nuestras acciones, demostrando cierta ansia homicida salpicada con instinto de supervivencia.

Podremos coger multitud de objetos para ayudarnos en nuestro avance. Desde carritos de supermercado hasta bates de béisbol, pasando por extintores, carteles, tuberías… Pero sólo podremos tener uno en nuestro equipo a la vez. También tendremos a nuestra disposición armas de fuego, siendo el sistema de apuntado y disparo idéntico al que encontramos en Resident Evil 4: sin poder movernos y disparar de forma simultánea, cámara encima del hombro… El apuntado es sencillo, pero los disparos no son muy efectistas, ya que la física de los impactos no está demasiado conseguida.


A falta de echarle la mano a una versión definitiva una cosa nos ha quedado muy clara: este juego no tiene nada que ver con su hermano mayor, así que mejor tomarlo como un título aparte, sin ningún tipo de comparación. Si lo hacemos así, nos encontramos ante un juego que puede perfectamente cumplir un hueco en el catálogo de Wii. La propuesta es interesante y la ejecución, aunque mejorable, no deja de ser entretenida.