Portada » Avances » Dead Rising: Terror en el Hipermercado - Impresiones

Dead Rising: Terror en el Hipermercado (Chop Till You Drop)

Terror en el hipermercado, horror en el ultramarinos…

Dead Rising: Terror en el Hipermercado - Impresiones - Avances

Quizás el error más grande que cometió Capcom a la hora de anunciar este juego, fue hacerlo como la versión en Wii del original, en XBOX 360. Teniendo en cuenta que ya había pasado un año desde su lanzamiento y que los rumores acerca de una segunda parte en preparación inundan la red de redes, Dead Rising estaba un poco descolgado de la actualidad.

 Por otra parte, Capcom es la compañía que mejor trabajo técnico hace en Wii, aparte de la propia Nintendo, y ahí tenemos Monster Hunter Tri para corroborarlo. Si alguna compañía era capaz de hacer un downgrade digno al que fue considerado como primer juego next gen, esa era Capcom.

El reto era muy claro: traspasar la diversión de estar encerrados en un centro comercial atestado de zombis. Y cuando se dice atestado, es hablar de momentos en los que no había un solo centímetro cuadrado de pantalla que no estuviera ocupado por un cadáver hambriento de cerebros.

 Las imágenes salían poco a poco y más tarde los vídeos y, como siempre, las promesas de los directivos se resquebrajan, se rompen y se reconstruyen con imaginativas reinterpretaciones. El resultado es Terror en el Hipermercado, en un alarde de traducción libre que comunica ignorancia o en el contenido del juego o en lo que es un hipermercado.

En nuestras manos, una copia no definitiva de Dead Rising, pero lo suficientemente avanzada y con el lanzamiento lo suficientemente cerca como para hacernos una clara impresión del nuevo experimento de Capcom para tantear el mercado tradicional en Wii.

 Lo primero es destacar los modelos de los personajes: excelentes. Mucho detalle, muy redondos, grandes… Rostros, naturales y expresivos. Un magnífico trabajo en este aspecto. Un trabajo que se ve empañado por unas animaciones, en el mejor de los casos, artríticas. A lo mejor nos perdimos una parte de la historia pero Frank West, el intrépido reportero fotográfico que encarnamos durante los tres días de matanza zombi, tiene una grave cojera que le hace correr con un bamboleo nada natural. Ver a Frank moverse de un lugar a otro es divertido, ya que en cualquier momento esperas que se caiga al suelo y quede a merced de un muerto andante.