Portada » Avances » Calling - Impresiones

Calling

Terror clásico japonés con tecnología del presente.

Calling - Impresiones - Avances

calling wii preview hudson soft revogamersYa no queda nada de interés en la habitación, así que decido salir al pasillo a explorar. Todas las puertas están cerradas menos una, al fondo. La baja calidad de las texturas ayuda incluso a aumentar el miedo con uno de los sustos (no lo voy a contar), ya que todo se ve tan difuso que hay que acercarse demasiado para ver si realmente ahí había lo que parecía que había. En efecto, ¡era eso! Al fondo, la única puerta abierta da paso a una sala, un pequeño taller de muñecas. Montones de cabezas, brazos y trozos tirados. ¡Riiiing! Otra vez el teléfono, ese hombre no descansa en paz. En realidad hay poco que hacer es este cuarto, y la puerta del otro lado apenas se abre un poquito. No es suficiente para pasar, pero si acaso pudiera echar una ojeada a ver qué hay más allá... El icono del puntero se transforma en un ojo cuando puedes olisquear por un hueco (o cada vez que sientes una presencia, como dicen los creadores). Es una parte imprescindible de la mecánica que actúa como desencadenante de situaciones. El jugador tiene el control de la vista y puede explorar al otro lado, vagamente, hasta que por fin vea algo. Arranca una pequeña secuencia de vídeo que lo cambia todo. Es el momento para volver a explorar los mismos rincones y dar con la solución. Quizá también sea el mejor momento para echar a correr.

El miedo y los nervios son la barra de salud en Calling. Cuando pasen cosas extrañas el personaje se asustará más, su pulso se acelerará y estará más cerca de acabar la partida. Puede alarmarse por un susto al ver algo no deseado, al sufrir un apagón o, aún peor, por encuentros directos con los fantasmas, que se tiran a su cuello directamente y no se sueltan hasta que le des una buena sacudida al Wiimote. Para estabilizarse lo único que hay que hacer es ir a un lugar tranquilo.

impresiones calling wii revogamers

La tensión es el elemento fundamental de Calling, que lo transmite gracias a la atmósfera oscura y al seguimiento del jugador, controlado en todo momento por el teléfono móvil. El altavoz del mando de Wii demuestra una vez más que para esto es soberbio. Se encarga de romper el silencio cada vez que lo ve oportuno, porque en este título no hay casi banda sonora; todo son ruidos o voces. Tendría que mejorar mucho para que la versión final llegase con un apartado gráfico decente, pero al menos no enturbia las sensaciones. Los personajes pálidos, las niñas de pelo lacio tapando la cara o las muñecas con vestidos de época, el estilo artístico está extraído de la tradición japonesa de terror, pero trasladada a un instituto.

Aunque Hudson no es una compañía que haya sido capaz de competir en calidad técnica, han llevado a Wii juegos divertidos, centrándose en la jugabilidad. Con Calling, han apostado por dar su aporte a un género conocido, añadiendo el toque cotilla para enganchar. Cuando llegue a las tiendas a mediados de marzo, los amantes del terror deben al menos tener en cuenta este juego que puede sorprender aportando más de lo que parece.

::Deja tu opinión en el foro::