Portada » Avances » Boogie, primeras impresiones

Boogie

La última versión del título musical hace una parada en España durante su gira promocional. Nos echamos unos bailes y cantes con él.

Boogie, primeras impresiones - Avances

Boogie

Los diseñadores de EA Montreal, tras darle un más que notable lavado de cara y control a la saga de snowboard SSX, fueron llamados a crear una nueva exclusiva para Wii. A finales del pasado marzo, ese proyecto salía a la luz públicamente con el atractivo nombre de Boogie y con un concepto que por vez primera mezclaba las ideas centrales de los habituales juegos musicales -baile y cante- con algunos añadidos y los controles de Wii como principal sentido.

Estos controles vienen afinándose desde aquella fecha, pues la ventaja de ser los pioneros en la materia conllevaba la inexperiencia a la hora de traducir los movimientos de los mandos en una práctica de baile satisfactoria. Tras muchos cambios, la última versión del título se pasó por las oficinas españolas de EA, donde pudimos bailar y cantar con el juego. Comencemos pues por el movimiento de esqueleto.

Shake your body
 Esta última mejora incide principalmente en el valor físico del baile. Si antes habíamos leído que los movimientos de nuestro personaje se llevaban con ligeros gestos, ahora el agite de muñeca es más considerable. Wiimote en mano, marcaremos los “beats” de la canción en la dirección deseada: arriba, abajo, izquierda o derecha. Esto controlará el ritmo básico de nuestro personaje, que representará en pantalla con poses y filigranas en la dirección indicada. Ahora compliquemos un poco la historia. Como ya tenemos el ritmo cogido y hemos puntuado con esos golpes precisos, podemos modificar y adornar cada agite con la inclinación del mando a izquierda o derecha. Ahora nuestro personaje se crecerá y dejará a un lado los movimientos más simples cuando le mandemos los golpes. ¿Más? Sí, también existe la posibilidad de cambiar los gestos del personaje. Si nos hemos cansado de que levante la pierna y mano izquierda cuando le hacemos ese golpe, no tenemos más que pulsar A y el boog (que es como se llama) cambiará su repertorio de movimientos entre varios elencos posibles. Añade variedad y la posibilidad de explotar los puntos que ofrece cada movimiento en una misma canción.

http://www.revogamers.net/Imag/avances/boogie/julius.pngEl sistema hereda un concepto de la saga SSX: el aquí bautizado “Boogie Meter”, que podríamos llamar Boogímetro. El invento es una barra que se va llenando según la calidad y precisión de nuestros pasos. Como en el de snowboard, hacer varias veces el mismo movimiento puntuará mucho menos que ser variados y creativos. Pero si lo hacemos lo suficientemente bien, tendremos el nivel Boogie suficiente para realizar un combo especial. En la sesión de prueba, estos eran los más divertidos. Hay varios, pero el más presente fue una combinación de flechas que aparecen en la parte inferior de la pantalla. Para activarlo habrá que pulsar el botón B y realizar nuestros siguientes golpeos en esas direcciones (por ejemplo, arriba, abajo, arriba, derecha). Inteligentemente se ha optado por permitir que se puedan realizar en cada golpe de la canción (lentamente) o rápidamente entre golpe y golpe, más difícil, más puntuado y más divertido. Es decir, podemos hacer 1(don’t cha), 2(wish your), 3(girlfriend), 4(was), 5(hot), 6(like), 7(me) o intentar 1, 2 (don’t cha) 3, 4 (wish your) 5, 6 (girlfriend), 7(was), 8(hot), 9(like), 10(me), que aunque parezca complicado, “te lo pide el cuerpo”. Esto es aplicable al juego normal fuera de los combos, por supuesto. Otro combo (son seleccionables según gustos) hacía aparecer unas dianas a los lados de nuestro boog. Éste se movía a cámara lenta y nosotros debíamos, apuntando a la pantalla, “clavarla” en el centro para que el personaje dirigiera sus extremidades a ese punto con estilo y en el momento preciso.