Portada » Artículos » Artículo » Videogames Live desde el TGS

Videogames Live desde el TGS

Crónica del concierto de los videojuegos en la tierra de los videojuegos.

A la actuación de Yamaoka le sucedió uno de los momentos más intensos y emotivos de la noche: las melodías más conocidas de la saga Final Fantasy fueron interpretadas al piano por un aficionado a los videojuegos que años atrás perdió la vista. Siguiendo con el cartel se pudieron escuchar temas de juegos como Myst, Warcraft o Shadow of the Colossus, con su compositor, Kō Ōtani, entre los espectadores, para llegar al broche que cerraba esta primera parte de la Videogames Live in Japan.

Para incredulidad y sorpresa general del público, Tommy Tallarico llamó a escenario a Koji Kondo, padre de verdaderas obras maestras de la música "videojueguil" de todos los tiempos, Mario y Zelda. Después de bromear un poco sobre la inspiración necesaria para crear piezas tan emblemáticas y conocidas por todos los aficionados, la Tokio New City Symphony se encargó de interpretar la banda sonora de Legend of Zelda para deleite de todos.


Koji Kondo al piano
en Chicago

La segunda parte Se iniciaba con un plato fuerte. Norihiko Hibino, compositor de Metal Gear Solid 3, Sneak Eter para PS2, salía a escenario para interpretar con su saxofón el tema central del videojuego creado por Kojima Productions. Al igual que Akira Yamaoka era la primera vez que actuaba en Japón.
El tema de Advent Rising fue el siguiente en sonar en el Forum Hall. Una creación del mismo Tommy Tallarico, que sirvió para que el Senzoku Gakuen College of Music Chorus se luciera. Una pieza que dejó más bien frío el auditorio, que parecía no conocer el videojuego en cuestión, pero que rápidamente reaccionó al escuchar las primeras notas de la melodía de Mario. Poco a poco las palmas, los silbidos y los gritos llenaron el teatro dando fe de que, por fin, los presentes se habían puesto el traje de jugones. Al acabar la interpretación, Koji Kondo volvió a aparecer, para interpretar al piano otras tantas melodías del fontanero más famoso.

Abandonado el mundo de las plataformas, el maestro Tallarico, con su peculiar guitarra eléctrica de colores chillones, anunció la siguiente pieza: "Se trata de un juego muy popular y apreciado en Estados Unidos, pero quizás no lo sea tanto aquí, en Japón: ¡Halo! Poca fe debía tener al decir estas palabras, pero el público reaccionó con un aplauso ensordecedor que precedió al gran show rockero del músico y compositor.
Del juego más aclamado de Bungie se paso a una de las premieres de la noche. Conocida la afición de los nipones por los juegos de rol, no podían faltar a la cita las melodías de una de las grandes joyas de la compañía SquareEnix, Chrono Trigger y Chrono Cross. Éstas contaron con arrendamientos especiales de su creador, Yasunori Mitsuda, que también se encontraba en el Forum Hall.

La velada llegaba a su fin. Tommy Tallarico y Jack Wall abandonaban el escenario sumidos en grandes aplausos y vítores. La afición quería más y ellos lo sabían. Lo tenían todo en mente y habían reservado dos platos fuertes para el fin de ceremonia. Poco después, los creadores de la Videogames Live regresaban. Después de agradecer las muestras de efecto que se habían sucedido a lo largo de la noche, el anuncio de una nueva pieza de Final Fantasy VII puso en pie a todo el público. One Winged Angel, la canción de Sefiroth, el archienemigo, era la escogida. El coro, interpretó de forma sublime la letra en latín de la canción mientras los asistentes cantaban y aplaudían.


Tommy Tallarico

Y aún quedaba el broche de oro. Tallarico volvió a salir a escenario y con su guitarra de sonidos estridentes interpretó, junto a la Tokio New City Symphony y el Senzoku Gakuen College of Music Chorus, la melodía de Drácula, una de las más aclamadas por los seguidores de Castelvanía.

Terminaba así la primera de las dos actuaciones que el proyecto Videogames Live tenía previstas en suelo japonés. La primera representación echa en Japón, de un concierto de videojuegos no producido y creado en el país del sol naciente.

 ::Opina sobre el reportaje de Videogames Live::