Portada » Artículos » Artículo » Un sueño galáctico

Un sueño galáctico

Una visión más personal de lo que Super Mario Galaxy puede transmitir. Con algunos detalles adicionales, claro está.

Un sueño galácticoEsa sensación de torpeza pero a la vez de ganas de explorar porque sabemos que todo funciona a la perfección me recordaba a aquella edición del sesenta y pico, cuando por primera vez conocíamos en condiciones la tercera dimensión. Me recuerda sólo, porque no creo que aquellas ansias de conocer nuevo mundo, de buscar hasta en la última esquina, de simplemente corretear porque sí vuelvan a nosotros con esto (aquello era una novedad mayor aún). Pero sí que da gusto que un mundo (varios, vaya) tan concienzudamente diseñado refleje atisbos de aquello, posiblemente por añoranza, por pasión. Claro, que está todo pensado: el genio no se limita a mejorar la primera aventura en la tercera dimensión añadiendo lo comentado y un acento en esa libertad, sino también trayendo a la mente aquellos gustazos planos que iniciaron todo esto, con sus sonidos ya grabados en todos, sus objetos mágicos que son setas, sus trajes para transformar al héroe... ¿quién no añora la primera vez que voló porque había cogido una hoja que le había puesto una cola y orejas y que con ellas, cogiendo carrerilla, etc, etc? Pues algo parecido. Y no queda ahí la cosa. Amigos, los que empezamos con él en los planos ochenta recibiremos más golpes de nostalgia. Uno en forma musical del tercero.

Había cuatro recorridos espaciales (¿o eran seis?). Todos tan distintos como maravillosos. Cuando llevaba dos, me quedaba con el del sendero. Cuando llevaba tres, dudaba. Cuando llevaba todos... bueno, aún no sé cuál es mejor. ¿Por qué hablar de ellos? ya conocéis esos cuatro (je). Lo del sendero es caso aparte. Me tiré cinco minutos en esta plataforma, con la boca abierta:

 Un sueño galáctico

¡Una de las veces conseguí darle la vuelta entera! En el resto ya me relajé y simplemente me dediqué a reír y disfrutar. Pocas veces recuerdo que haya soltado tantos adjetivos por minuto con un juego. Y en público, daba igual. ¡Qué bonito! ¡Qué pasada! ¡Mirad esto! ¡Qué astuto! Y más risas. El desbordante ingenio impreso a cada paso en todos los elementos (envolventes y jugables) deja a la altura del betún cualquier inventillo de plataformas en los últimos años.

Esa melodía del tráiler suena en una galaxia (imagino que en más). En otro una mucho más chill. La verdad es que también la música está muy cuidada.

No temamos por el factor reto. Esto pinta intenso y elaborado, al menos en esas cuatro. En las otras, especiales, sudaréis.

No se sabe hasta dónde llegará esto en extensión. Desechada aparentemente la otrora innovadora fórmula de repaso de escenarios en busca de X elementos basados en X retos, con cierta linealidad pero mayor satisfacción (por imaginar el número de ambientes distintos que podrá haber), se presenta cada preciado objeto de cinco puntas al final de cada galaxia. Exagerado sería por tanto (ojalá, pues) pensar en el mismo número de dorados premios a los que nos acostumbraron sus predecesores. Algo realmente increíble. Otra cosa, ese camino por cada una, a veces se hace corto (sí, quitando nuestras ganas de massss). Sobre todo en las especiales. Pero bueno, lo que hemos visto seguro que es ridículo ante la obra completa.

Esto es diversión y no se aprecia hasta que no se juega. Espero ansioso una nueva prueba y por supuesto una fecha definitiva (el 7 de diciembre, por ejemplo). Para que vosotros sintáis algo parecido.