Portada » Artículos » Artículo » Tu nota no importa -casi- nada

Tu nota no importa -casi- nada

El marketing, el género y el nombre determinan las ventas.

Los estudios son los más obsesos

Pero muchas compañías siguen utilizando la nota media para convencer a sus accionistas de que están en el buen camino. Es el baremo de calidad medida desde un punto de vista clásico y por el momento no se ha encontrado una forma de sustituirlo. Todo a pesar de que estos mismos directivos son conscientes de la alteración y del viaje de maletines cada vez más denunciado por los medios especializados. Es decir, deberían ser los primeros en dudar de este sistema.

La vanguardia en este comportamiento es Electronic Arts, que lleva tres años con el objetivo único de lograr que la nota media de sus juegos sea superior al 80 de 100 en 2011. Una y otra vez, de forma recurrente, el presidente de la compañía John Riccitiello recuerda cómo va esta "carrera". En 2007 los resultados "no eran suficientemente buenos", en 2008 mostró frente a los accionistas "orgullo porque 17 juegos han pasado el corte" y en 2009 volvió a recordar que "EA lo está haciendo bien, con subidas en calidad, ventas y en las acciones en lo que va de año".


Deadly Creatures es uno hecho a la perfección y abandonado a última hora

THQ, sin embargo, está recorriendo el camino inverso. Tras su apuesta inicial por la calidad, las pérdidas de 2008 llevaron a la compañía a una reestructuración en la que se está sacrificando la calidad y un tipo de mercado por el dinero. En un primer lugar decidieron centrarse en el segmento de juegos para toda la familia o infantiles, que lideran gracias a su cooperación con Nickelodeon, pero en el que deben competir duramente con Nintendo. Entonces llegó la cancelación de diversos productos en desarrollo y el cierre de estudios. Y este año se ha llegado al final del camino en el que, según su presidente, Brian Farrell, "sólo habrá uno o dos juegos de tipo tradicional al año", que se apoyará al máximo para convertirlo en un éxito.

Pero hay quienes no tienen más remedio que confiar su futuro a este sistema y al boca a boca. Esos pequeños estudios independientes sin capacidad para sacar adelante impresionantes campañas de marketing, que quedan a expensas de que alguien pruebe su título y quede totalmente satisfecho o de caer en gracia al periodista de turno que hable una y otra vez de su juego.

"Es totalmente razonable que los análisis no importen para las megaproducciones AAA y para las franquicias deportivas, como tampoco importan para las películas de Will Smith. La audiencia sabe de antemano lo que va a haber", afirma una de las patas de 2D Boy, Kyle Gabler, que en 2008 rompieron esa barrera con un juego tan simple como World of Goo. "Pero para los tipos indi como nosotros Metacritic y las notas de los análisis son muy importantes. Incluso las enlazamos a nuestra web, como también lo hace Steam", añade, explicando que "tiene mucho sentido porque los jugadores potenciales no se sienten cómodos gastando dinero a boleo en un juego indie desconocido".

Tras su estudio, los analistas de Cowen Group concluyeron que "los editores están mejor servidos gastando su tiempo en el proceso de desarrollo que buscando buenas notas después de hecho". Algo que podría ser obvio acaba siendo una recomendación en este mercado tan particular.


Y Dead Space: Extraction, otro. Que se quejen si quieren

¿Y quién pone las notas?

Este apartado del artículo bien podría dar para un estudio a parte, pero es necesario hacer una aclaración sobre el sistema de puntuación. Para este estudio hemos tomado como base la página web Metacritic, una empresa estadounidense que se describe a sí misma del siguiente modo:

"Metacritic recopila análisis de críticas y publicaciones respetables sobre películas, DVDs, música, televisión y videojuegos. Nuestros Metascores exclusivos muestran el consenso de la crítica de un vistazo, tomando una media ponderada de las puntuaciones de la crítica".

Los Metascores son esa nota media ponderada, del 1 al 100, y asociada a un color, del rojo al verde, como un semáforo que dice lo que debe pasar y lo que está prohibido. Es de vital importancia destacar que esa "ponderación" parte de una selección previa de medios que "escriben mejor de forma consistente".