Portada » Artículos » Artículo » Reportaje: Cómo funciona el Wiimote

Reportaje: Cómo funciona el Wiimote

Explicamos en nuestro profundo reportaje la tecnología detrás del funcionamiento de cada característica del Wii Remote.

titulo6

Ligeros añadidos hacen del dispositivo un sistema de control aún más inmersivo y versátil.

nunchakuLa primera función adicional destacable es la opción para conectar periféricos. Mediante un puerto propietario, nuevos dispositivos pueden conectarse al Wiimote, con la ventaja de que la alimentación corre a cuenta de las mismas pilas que usa el Remote. Así, los costes de fabricación descienden considerablemente. De momento, se conoce el famoso “Nunchaku”, y una pistola tipo Zapper (más detalles).

El “Rumble” o, sistema de vibración no podía faltar en un mando de Nintendo. Desde su introducción como accesorio en los tiempos de Nintendo 64 (abril del 97), todos los sistemas de videojuegos han incorporado algún tipo de respuesta de este tipo a las acciones en pantalla. La tecnología se conoce como “háptica” (interfaces tecnológicos que interaccionan con el ser humano mediante sensaciones no visuales o auditivas). El Wiimote incorpora un motor de vibración que responde perfectamente a dichas acciones. Aunque en un principio, la respuesta resultaba demasiado ligera debido al peso del mando de prueba (comparado por ejemplo, con el de GameCube), con el mando final, que es más pesado, se espera que la sensación mejore. La fuerza de vibración es variable, pero no presenta ningún sistema de resistencia o “force feedback”. La incorporación de esta tecnología deja en evidencia ante otras compañías que no supone ningún conflicto grave que acompañe a giroscopios y/o acelerómetros. Por regla general, esta función puede desactivarse en las opciones de juego.

Días antes del último E3 se conoció una de las últimas inclusiones en el mando final: un pequeño altavoz dedicado a emitir choques de espadas, disparos, colisiones, sonidos FX, músicas.... Poco hay que explicar: ofrecerá la calidad y potencia esperable con sus dimensiones (no se oirá con el volumen del juego muy alto, y la calidad no es su fuerte), y aunque en un principio puede resultar sólo una curiosidad, la sensación de inmersión se verá más que incrementada si se utiliza concienzudamente. El mejor ejemplo sigue siendo al lanzar una flecha en Zelda: sale de tu mano y llega al TV, pero otros usos como el de Walkie-Talkie en Red Steel dan prueba de su utilidad. Los botones + y – del Wiimote sirven para controlar el volumen.

MiiPor último, una característica algo desconocida es la memoria interna del control. 6KB de memoria no volátil que sirven principalmente para almacenar hasta 8 Miis, las caricaturas personalizadas que se pueden incluir en algunos juegos (más información sobre los Miis) Desde varios medios se ha asegurado que la misma memoria interna podría servir para almacenar la configuración de control de ciertos títulos, pero la limitada capacidad no aceptaría más de una configuración.

Incluimos también aquí la información sobre la alimentación del Wiimote y su duración. En un principio el mando obtiene la energía de un par de pilas AA comunes (dos alcalinas vienen incluidas), aunque en un futuro Nintendo o alguna otra compañía podría ofrecer algún tipo de batería de más capacidad. La vida de dos pilas de este tipo llega hasta las 60 horas, pero se ve mermada hasta las 30 si se utiliza constantemente el modo apuntar (ya hemos explicado anteriormente porqué consume más). En contra de lo que pudiera parecer, estos datos de duración son considerablemente amplios, pues estamos hablando de un dispositivo con vibración, los sitemas de detección, el sensor óptico y además basado en tecnología Bluetooth (protocolo conocido por su gran consumo). En comparación, el WaveBird de GameCube alcanzaba las 100 horas, y el control de Xbox 360 llega a 40.

Los 4 LEDS del mando indican el número del jugador, y la batería restante: al encender el sistema, un LED parpadea si queda menos de un cuarto de la duración, dos entre el 25 y el la mitad, tres hasta el 75% y cuatro entre 75 y 100% de duración.