Portada » Artículos » Artículo » Reportaje: Cómo funciona el Wiimote

Reportaje: Cómo funciona el Wiimote

Explicamos en nuestro profundo reportaje la tecnología detrás del funcionamiento de cada característica del Wii Remote.

· Giroscopios:

gyration_logo Nintendo invirtió en un acuerdo con Gyration en septiembre de 2001. Así, la compañía, pionera en la utilización de estos sensores como sistema de input en dispositivos wireless, daba acceso a la compañía nipona a la sección de investigación y desarrollo en las áreas de detección de movimiento inalámbrico. Desde entonces, la investigación conjunta y el uso de hardware y software ya evolucionado por Gyration, junto a los acelerómetros, dieron lugar a una de las funciones del Wiimote que conocemos hoy en día. Por tanto, el interés no sólo apuntaba a utilizar el componente de Gyration, sino a implementarlo con experiencia.

Pese a su presencia en los primeros documentos oficiales, no se incluyó el componente de Gyration en la versión final del hardware, ya que como explicamos en la página anterior, los propios acelerómetros pueden encargarse de los giros y para el sistema de apuntado se optó por el sensor óptico, quedando el de Gyration obsoleto. No obstante, mantenemos la información sobre estos dispositivios que Nintendo ha usado en varias ocasiones.

Es difícil ofrecer una explicación sencilla para entender el funcionamiento de un giroscopio de este tipo. Proponemos un ejemplo y una definición más técnica:


giroscopioLa mayoría de los giroscopios MEMS se basan en el efecto Coriolis (1, 2) para su funcionamiento. Para entender este efecto imaginemos el siguiente ejemplo: un niño se encuentra en el centro de un tiovivo que está girando y quiere andar hasta su madre que se encuentra fuera del tiovivo. El niño empieza a ir hacia ella pero para poder avanzar en línea recta además de andar hacia adelante deberá hacerlo también de forma lateral para contrarrestar la rotación del tiovivo. El efecto Coriolis consiste en que la velocidad lateral que deberá mantener será mayor cuanto mas cerca del borde se encuentre. El aumento de velocidad produce una aceleración y el decremento una deceleración.

Un giroscopio electrónico contiene dos partes diferenciadas: una elemento de polisilicato resonante, que en realidad realiza un movimiento de vibración hacia fuera/dentro respecto al eje de rotación del giroscopio y otra parte que se encuentra fija y perpendicular al movimiento vibratorio de la primera. Las dos juntas forman una estructura capacitativa capaz de contener una carga eléctrica. Cuando el giroscopio no esta girando la distancia entre los dos elementos se mantiene y por tanto la capacitancia de esta estructura no varía. Sin embargo cuando está girando se producirá el siguiente efecto: el elemento resonante por su movimiento de vibración se encuentra desplazándose hacia fuera del eje de rotación o bien hacia adentro, experimentando por tanto una aceleración o una deceleración respectivamente producida por el efecto Coriolis (como el niño del tiovivo). Estas aceleraciones/deceleraciones se traducen en fuerzas en sentidos contrarios que afectan a la masa resonante. Estas fuerzas empujan a la masa más cerca o lejos del elemento fijo, cambiando la capacidad de la estructura capacitativa de forma proporcional a la velocidad de rotación. Estos cambios de capacidad son detectados por elementos sensores que permiten determinar la velocidad de rotación del giroscopio y expresarla en forma de un voltaje de salida.

Como nota adicional, el sistema de detección de giros implementado en el cartucho del aclamadísimo Wario Ware: Twisted para GBA (que aún no ha llegado a Europa…), es un giroscopio de cerámica proporcionado exclusivamente por NEC y de funcionamiento bastante distinto al de Gyration.