Portada » Artículos » Artículo » La orquestación en The Last Story

La orquestación en The Last Story

La importancia de la orquestación.

Hearts Bounce Loudly

Se trata, sin duda, del corte más luminoso de toda la banda sonora. Es un vals en tonalidad de Do mayor y su escritura es totalmente orquestal, sin bajos sintéticos ni percusión más allá de los timbales. Está escrito en forma ternaria con introducción, es decir, tiene un tema A que se repite al final.

La introducción es bastante larga y variada. En el bajo se mantiene la nota “dominante” de la tonalidad (Sol) para crear esa sensación de expectación. Después, en el minuto 0:12, se escucha como el bajo cae hasta otra nota, que es la “dominante de la dominante” (Re) y vuelve a subir otra vez a donde estaba. Así, el compositor genera en el oyente una agradable sensación de satisfacción. En el minuto 0:20, se nos presentan las bases del tema, que se construye sobre una escala cromática descendente (es decir, que pasa por todas las notas) desde la tónica (do) hasta la dominante (sol). Por eso hay una sensación de movimiento constante. En el 0:36 empieza el tema, aunque los primeros compases en los que canta la flauta no son más que una enfatización de la tonalidad y, realmente, el tema en sí se escucha a partir del minuto 0:44, presentado por la sección de violonchelos, que le dan un toque melancólico. La sección de metales se escucha en el plano medio acompañando a las cuerdas. Cuando se repite, se le suman los vientos creando un contraste muy interesante. El segundo tema empieza en el minuto 1:16 cambiando la textura y la instrumentación. La melodía la lleva la flauta y los bajos están coloreados por los fagotes. Pronto se le suma el resto de la orquesta para preparar la recapitulación en el 1:38. En general, es una obra muy satisfactoria yorquestada con gran acierto, aunque quizá se nota que los instrumentos de sección no son reales.

Fallen Nobles, Declining Nobles e Invitation to Madness

Estos tres cortes son un claro ejemplo de como partiendo de una única melodía se pueden conseguirresultados asombrosamente diferentes.

Fallen Nobles representa un ambiente decadente. El clavicordio que acompaña al violín le confiere un toque pseudo-barroco muy interesante. Aparte, podemos escuchar a la flauta haciendo efectos simulando ser el viento. A todo esto, hay que sumarle la masa sonora que se escucha de fondo, que le da cuerpo a la obra en su conjunto.

Al violín y la flauta ésta vez se le suman una guitarra y un bajo eléctrico, quienes sustituyen al clavicordio anterior. Es importante este cambio de instrumentos porque, aparte de cambiar totalmente la atmósfera, ayuda a visualizar el proceso de supuesta decadencia de los nobles dentro del juego. La obra ahora se asemeja más al estilo de Akira Yamaoka y sus Silent Hill que al pseudo-barroco anterior. Pero la cosa no acaba aquí.

La melodía de los dos cortes anteriores da un giro espectacular. Por sí sola, esta obra es bastante entretenida, pero es todavía más divertida cuando descubres que se trata de una interpretación de la melodía de los nobles mucho más rockera. No aparece en un principio, sino como tema B y acompañada del clavicordio. Otro detalle a destacar es el papel de la flauta haciendo efectos de fondo con un estilo muy japonés.