Portada » Artículos » Artículo » Metal Gear: 25 años de leyenda

Metal Gear: 25 años de leyenda

Una restrospectiva a toda la saga en honor a la llegada de Metal Gear Solid 3D.

¿Y en Metal Gear? Yo, personalmente, aún soy incapaz de olvidar el sonido del eco de ese disparo entre pétalos blancos que se tornan carmesí...

 Metal Gear Solid 3 The Boss

“Life's end... isn't it beautiful? It's almost tragic. When life ends, it gives off a final, lingering aroma. Light is but a farewell gift from the darkness to those on their way to die.” - The Boss, Metal Gear Solid 3: Snake Eater

Lo confieso, aunque no creo que a estas alturas haga falta: estoy enamorado de Metal Gear. Muchos de mis mejores momentos con un pad entre las manos han sido frente a la obra de Kojima.

La primera entrada submarina en Shadow Moses, con la lírica irlandesa de Aoife Ní Fhearraigh en “The Best Is Yet To Come”; la terrible desesperanza de Otacon frente al cadáver de su amada amazona kurda. Aún recuerdo el asombro que sentí al darme cuenta de que aquella manera en la que Kojima me obligaba a pulsar el botón repetidamente para aguantar la tortura de Ocelot y salvar a Meryl, era también una brillante manera de hacerme sentir una pequeña porción de la agonía que estaba sufriendo Solid Snake.

El elegante e imponente movimiento de aquel Metal Gear RAY, la poética y mortal melancolía de Fortune – y la reafirmación de su propio yo en los momentos previos a su muerte –, la belleza e ingenuidad de Emma frente a su poderosa determinación... y la maravillosa referencia a Ico (PS2, 2001). A mis tiernos 16 años, fui incapaz de asimilar el significado real de aquel Arsenal Gear varado en mitad de Manhattan; la cantidad de datos y reflexiones eran inabarcables para mí por aquel entonces, incapaz de analizar la filosofía de todo aquello.

Jamás olvidaré la salvaje y prominente belleza de Tselinoyarsk. La furia, el miedo, el dolor, la pena, el final. La colosal figura de una mujer sin igual, una verdadera patriota capaz de sacrificar lo que sea necesario en favor de la libertad de un país, y de la libertad individual de cada uno de los seres humanos.

La increíble voluntad de una carcasa envejecida que se siente impotente, pero que posee la voluntad necesaria para cumplir con su cometido. La serpiente que consigue por fin empezar a caminar como un hombre.

Y posiblemente el mejor de todos estos momentos, ocurrió mientras Kojima me mostraba a un soldado, a un hijo, a un huérfano, realizando el saludo militar frente a una lápida. Una de las pocas veces que, lo confieso, no pude reprimir unas lagrimas aderezadas con una maravillosa mezcla de pena, rabia, temple, y orgullo. Quizá la única vez que un videojuego justifica el nacimiento de un villano con el que no puedes evitar sentirte identificado; las razones que faltan son las que te hacen rechazar la tiranía que sabes que surgirá de aquel momento...

Metal Gear Solid 4 Old Snake

"We wished to free the captured foxes... To let them free in the wild." - Naomi Hunter, Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

Metal Gear es una historia de personajes. Una entrama red llena de iconos inestimables e imperecederos, poseedores de un carisma sin igual y que no encontrarás en ningún otro título. Unos personajes que transforman el relato de la saga en una plétora fastuosa de emociones diferentes. Pero, sin duda alguna, Metal Gear, por encima de todo ello, es una historia sobre la libertad. Una libertad, simbolizada por el mismo tanque bipedal de destrucción masiva que da nombre a la saga, que no es más que la herramienta terrorífica pero necesaria para confrontar a todos aquellos elementos de un sistema que ponen barreras a la libertad individual y al desarrollo de libre y constructivo de la civilización humana. La libertad de un joven diseñador que tuvo el valor de hacer las cosas a su manera. Tu propia libertad para tener tus propios ideales, tus propios sentimientos, tu propia vida.

2012 es el año en el que se cumple el 25º Aniversario de la saga. A falta de buenas nuevas al respecto, por lo pronto podremos disfrutar del próximo remake en 3D de la tercera entrega de la saga – amén de reediciones en HD de algunos títulos para otras plataformas – para Nintendo 3DS. Si tuviera que recomendar un juego a alguien, un sólo juego, y ni uno más, probablemente sería Snake Eater. Quizá no sea el mejor de todos, ni el más divertido, con los niveles más inspirados, los mejores gráficos, o la mejor música. Pero si de algo estoy seguro, es de que sería el único juego que recordaría durante toda su vida. El juego que, de alguna u otra manera, en mayor o menor grado, cambiaría su forma de ver las cosas, la forma de ver su propia vida.

Y, sinceramente, yo creo que de eso se trata todo esto, ¿no?

Comparte con la comunidad tu opinión sobre la saga Metal Gear

Snake Eater