Portada » Artículos » Artículo » Libro de Mudora: los apéndices perdidos II

Libro de Mudora: los apéndices perdidos II

¿Superará el juego más esperado de los últimos tiempos al encumbrado Ocarina Of Time? Actualizamos nuestro seguimiento especial a The Legend Of Zelda: Twilight Princess por segunda vez: Nuevo Apéndice sobre los últimos materiales.


esta nueva yegua es descomunal
 
Hablemos ahora de los dos vídeos largos. El primero que pasaremos a tratar es el de la secuencia de título del juego. La inspiración está claramente tomada de la emotiva montaje introductorio de Ocarina of Time. Vemos una campiña de Hyrule enorme, con horizontes hasta donde la vista llega, de una increíble solidez, bajo el cielo del Crepúsculo. De fondo, el Castillo de Hyrule. Cabalgamos por un puente de piedra (el del famoso duelo a caballo) y la cámara nos acompaña con un barrido a lo largo y ancho de la llanura. Destaquemos las animaciones de nuestra montura, suaves y naturales siempre dentro de la estética que se ha buscado en el juego, y que, dependiendo de la superficie sobre la que cabalguemos, piedra o tierra, los cascos resonaran de diferente forma. Finalmente, la imagen se detiene con Link lobo aullando a una barrera misteriosa de colores iridiscentes tras la cual se entreven los minaretes del castillo de Hyrule.
 

cabalgando... en el crepúsculo ¿coincidencia?

la barrera mágica

Mención aparte merece la melodía que nos acompaña a lo largo de toda la secuencia. Un coro de voces blancas que entonan una variación de uno de los temas clásicos de la saga y que finaliza en un vibrante crescendo acompañado de violín celta. Simplemente evocador.

El vídeo en si no revela nada, salvo la cuidada estética y ambientación de la que este título hace gala y el guiño evidente de que Ocarina of Time ha estado muy presente en la producción de Twilight Princess, pero con la inteligencia de no hacer una versión de éste adaptada a las nuevas tecnologías. La secuencia de apertura, por ejemplo, se aleja de la sensación de paseo campestre que daba la del Ocarina of Time para, ahora, darnos la sensación de “calma antes de la tormenta”. Incluso antes de encarnar a Link ya percibimos esa marca personal inherente a este Zelda, que lo hacer ser único dentro de una gran saga.

Pasamos a continuación al trailer propiamente dicho. Dos minutos y cuatro segundos que dan para mucho. Lo primero es que estamos ante un remake del trailer del E3 2005. El primer rasgo familiar está en la música que nos acompañará: es la misma que oímos hace año y medio tocada por el grupo Allman Brothers. Además, la estructura de ambos tráilers es paralela, con secuencias idénticas (salvo en ciertos detalles) y elementos comunes.

Es un trailer montado con inteligentes intenciones y que rezuma buen hacer; no sólo por la calidad de las imágenes, sino en lo que nos cuenta. Toca todos los temas del juego y nos hace el suficiente número de revelaciones como para quedarnos con ganas de más. Sencillamente brillante.
 

el Crepúsculo absorbe el castillo

Vuelve a comenzar enseñando un castillo, pero ahora ya se disipan todas las dudas: es el Castillo de Hyrule y está en el Mundo del Crepúsculo; el nuevo y rediseñado Mundo del Crepúsculo. Colores ocres y verdosos y las volutas negras por doquier.

Y la primera sorpresa cae contundente. Una misteriosa figura flanqueada por dos “acechadores” del Crepúsculo. Han entrado por una puerta alta y avanzan por un pasillo alfombrado. Naturalidad en los movimientos y en las ropas que se balacean. La figura lleva una máscara/tocado que le oculta el rostro. Sus ropajes son negros y de mangas anchas. Parece un hechicero.
 

la nueva incógnita, y su séquito