Portada » Artículos » Artículo » Libro de Mudora: los apéndices perdidos II

Libro de Mudora: los apéndices perdidos II

¿Superará el juego más esperado de los últimos tiempos al encumbrado Ocarina Of Time? Actualizamos nuestro seguimiento especial a The Legend Of Zelda: Twilight Princess por segunda vez: Nuevo Apéndice sobre los últimos materiales.

El texto que podéis leer a continuación parte del especial de tres artículos y un primer apéndice publicados entre septiembre y octubre, en el que desglosábamos toda la información del título en categorías, y la acompañábamos de gran cantidad de datos adicionales y documentos gráficos. Por tanto, para seguir adecuadamente los acontecimientos, recomendamos su lectura previa: Especial The Legend Of Zelda: Twilight Princess.

Sin más dilación, continuad esta nueva aventura y despistad la mente de tantos datos y noticias… hablemos de algo mucho más épico.



 
 
Nintendo nos deleita con más vídeos acerca del que será, sin duda, el lanzamiento estrella de esta Navidad: The Legend of Zelda: Twilight Princess.

Ésta vez no ha sido uno, sino siete los que nos han ofrecido, si bien hay claramente dos más importantes que el resto. Antes de entrar en materia, queremos advertiros que en este artículo podréis encontrar un alto índice de spoilers. El seguimiento exhaustivo segundo a segundo que hacemos de los nuevos vídeos nos ha obligado a contemplar una estructura un tanto caótica, no tan organizada como en nuestro especial de Sabiduría, Poder y Valor, y los destripes se encuentren en medio del texto, y no aparte. Advertidos quedáis.

Los vídeos más breves sencillamente nos muestran pequeños detalles como nuevos escenarios, interacción con personajes no jugadores y, algo que nunca habíamos visto en un Zelda, batallas contra decenas de enemigos… simultáneamente.
  

hechiza... con la mirada


Los diseños de los interiores son ricos en detalles y luminosos. Hemos visto dos: una tienda normal y lo que parece ser una tienda de magia. En ambos aparecen personajes muy bien caracterizados y con unas animaciones exquisitas. Como insistiremos varias veces a lo largo de todo el texto, este es un tema especialmente cuidado y que promete visos de realidad nunca vistos antes en un videojuego. Especial atención merece la chica hylian de la tienda de magia: pizpireta y con alitas en el vestido: muy mona. Un detalle, las flechas que se pueden adquirir en la tienda cuestan 2.000 rupias: ¿se le habrá vuelta a dar importancia crucial al dinero en este Zelda? Recordemos brevemente que en Wind Waker, era fundamental tener una bolsa abultada para avanzar en la última etapa del juego. Otros objetos que se pueden adquirir en la tienda son las pociones azul, verde y roja (viejas conocidas de la saga), bombas normales y un sexto objeto con cierto parecido a las nueces Deku pero de aspecto metálico: ¿estaremos ante uno de los tres tipos de bomba que pronosticaron desde Nintendo Power la semana pasada?
 

nuevos objetos llegan al pequeño comercio de Hyrule

En otro de los minivídeos se nos enseña un poblado ambientado en el Salvaje Oeste estadounidense. Incluso la música, arpa de boca y silbidos al más puro estilo de Ennio Morricone (“El Bueno, el Feo y el Malo”, “Por un puñado de dólares”…), acompañan a esta idea. El poblado parece abandonado pero, debido a la brevedad de la secuencia, poco más se puede extraer.

En el cuarto vídeo podemos ver unos subterráneos en los que Link es rodeado por decenas de esqueletos en medio de un escandaloso entrechocar de huesos. Baste decir que es la primera vez que vemos a tantos enemigos a la vez en un Zelda y que a pesar de su elevado número, diecinueve hemos llegado a contar además de Link, el juego no se ralentiza lo más mínimo. Se abre la posibilidad de batallas multitudinarias con hordas de enemigos y puede que por primera vez tengamos la sensación que nos enfrentamos a un ejército del mal.

Hemos dejado para lo último de estas pequeñas secuencias la que muestra a Link abriendo un cofre y sacando de él un cuco de cabeza humana (David, no me mires con esa cara, yo tampoco me lo termino de creer pero ahí está: ES un cuco con cabeza humana). Especular aquí es imposible. La genialidad de Miyamoto escapa a nuestra compresión, limitada por nuestro envoltorio mortal. Tan solo esperemos que los cucos no hayan desarrollado inteligencia porque si no, unido a su proverbial invulnerabilidad a nuestros ataques, la tragedia en Hyrule está servida.