Portada » Artículos » Artículo » Guía orientativa: Sonido en Wii

Guía orientativa: Sonido en Wii

Ha llegado la hora. Los meses han pasado con más velocidad de la esperada, y el lanzamiento de Wii está a la vuelta de la esquina. Nintendo nos trae un nuevo producto que promete diversión sin límites, pero… ¿estamos nosotros y nuestros hogares preparados para recibirla?

¿Todo esto significa que Wii contará con sonido envolvente?

Sí, lo hará. Si bien no al uso ni con las características y conexiones exactas que se utilizan de forma mayoritaria en el la industria audiovisual. Tal vez este sistema no tenga la aceptación y difusión del DD 5.1, pero estamos convencidos de que el resultado estará a la altura de lo que se espera de Wii.

Ante todo debemos olvidarnos del clásico conector óptico único, ya que Nintendo en esta ocasión también ha seguido su propio camino. Con este nuevo sistema toda la información de los canales envolvente “viaja” comprimida y alojada en dos cables estándar compatibles con el 99% de los dispositivos de sonido del mercado.

Obviamente es necesario un equipo descodificador compatible con este sistema para poder obtener sus beneficios. En caso contrario, nos encontraremos con el sonido estéreo que siempre nos ha acompañado.

Conexiones

RCAComo hemos comentado anteriormente, Wii estará equipada con una conexión estéreo compuesta por dos clavijas RCA, que transportarán el sonido hasta nuestra pantalla con ese formato. Pero en caso de que contemos con un equipo Home Cinema compatible con la tecnología Dolby Pro-Logic II (DPII), esos 2 conectores aportarán la fuente para conseguir un sonido envolvente en nuestras experiencias de juego.

Para crear un ambiente envolvente necesitaremos de un decodificador externo compatible con DPII y unos altavoces 5.1

En caso de disponer de equipos de relativa antigüedad podemos encontrarnos con que solo son compatibles con el estándar Dolby Pro-Logic, pero gracias a la retrocompatibilidad de sistemas, el sonido exprimirá al máximo las capacidades envolventes de nuestro decodificador (en esos casos al nivel de sonido de NGC), aunque siempre sin llegar a los beneficios del DPII.

Existen en el mercado varios tipos de configuración de amplificación, por lo que a la hora de conectar nuestro sistema debemos decidir en función del equipo del que dispongamos:

Podemos por un lado encontrarnos receptores que tratan tanto la imagen como el sonido. Principalmente se trata de equipos “de salón” de gama media/alta. Estos sistemas actúan como “HUB” o centralita de varios aparatos, centralizando el control de imagen y sonido. Existen receptores con soporte de conexión SCART, RGB, o simplemente varias entradas S-VHS, por lo que deberemos tener esto en cuenta a la hora de elegir el cable que utilizaremos. Para estos dispositivos, una vez realizada la conexión y elegida la consola como fuente, no tenemos nada más que ajustar antes de comenzar a disfrutar.