Portada » Artículos » Artículo » Guía orientativa: Imagen en Wii

Guía orientativa: Imagen en Wii

Ha llegado la hora. Los meses han pasado con más velocidad de la esperada, y el lanzamiento de Wii está a la vuelta de la esquina. Nintendo nos trae un nuevo producto que promete diversión sin límites, pero… ¿estamos nosotros y nuestros hogares preparados para recibirla?Desde Revogamers queremos ofreceros una pequeña guía que sirva de ayuda a la hora de exprimir al máximo la experiencia de juego, y a la vez disipar las dudas que planean sobre todo comprador indeciso respecto a dónde y cómo jugar a la consola. En este primer capítulo nos ocuparemos de la imagen en Wii.

monitor panorámicoLos monitores constituyen la esperanza de muchos usuarios que no quieren o no pueden renovar su televisor, pero desean aprovechar tanto el escaneo progresivo que ofrece Wii como la calidad de imagen que pueden ofrecer estas pantallas. También es un poco arriesgado tenerlos como única opción debido a que muchos de nosotros trabajamos con pantallas de 17 o 19 pulgadas, que pueden resultar demasiado pequeñas para el sistema del mando de Wii.

Desgraciadamente, una abrumadora mayoría de los aparatos en el mercado son fabricados en formato 4:3, con lo que deberemos adaptarnos a las bandas negras. Esto puede resultar un inconveniente para disfrutar grandes juegos en tamaños pequeños.

A falta de confirmación de un conector VGA, aunque es previsible su llegada de manera oficial o extraoficial, en principio solo las pantallas que cuenten con entradas de video podrán conectarse a Wii, si bien en estos casos suelen reducirse a Vídeo Compuesto, con lo que el beneficio sería prácticamente nulo.

Aquellos que deseen jugar a Wii en su monitor, tienen la opción de hacerlo mediante tarjetas sintonizadotas y/o capturadoras, aunque su uso en ningún caso garantiza los mismos resultados que las conexiones convencionales, siguiendo una escala de calidad normalmente en función de su precio, incluyendo el aviso de que algunos modelos de sintonizadoras, tanto internas como externas, tienen problemas a la hora de mostrar imagen con formato NTSC y/o con tasas de refresco de 60 Hz, pudiendo sufrir los problemas mencionados en el apartado relativo a esa cuestión. Como siempre, el tanteo del precio y la revisión de las especificaciones se imprescindible, y por ello debemos matizar esta opción:

tarjetaTenemos por un lado las sintonizadotas internas PCI, que son una compra asequible por su bajo precio. Estas tarjetas suelen disponer de entradas Vídeo Compuesto y S-Vídeo, lo que provocará que no se aprovechen las virtudes del escaneado progresivo ni de la riqueza de detalle en nuestro monitor. Además la imagen se obtiene vía software desde el PC, por lo que el resultado final puede variar en función de la potencia de nuestro ordenador, el estado de salud del sistema operativo y su carga de software. En resumen, se trata de una opción poco recomendable salvo que sea la única. Las tarjetas gráficas con entrada de vídeo (que no Salida de TV) también son una opción similar, dependiente de la carga de trabajo de la CPU.

externoEl precio de los modelos externos es superior, pero lo compensan con una mayor diversidad y calidad de conexiones y liberando al PC de carga de trabajo (pudiendo funcionar incluso con él apagado), con lo que los resultados pueden mejorar mucho. A esto le podemos sumar la comodidad del mando a distancia. Las últimas versiones suelen incorporar soporte para escaneado progresivo y unas resoluciones interesantes. Pero hay que ser cuidadosos con la elección, ya que los resultados varían de un dispositivo a otro por su construcción interna, que puede afectar a como trata la imagen.

También existe la alternativa de los llamados VGA-BOX. Se trata de conversores de señal que actúan como “puente” entre diferentes conexiones (usualmente Vídeo por Componentes o RGB hacia VGA) logrando la deseada compatibilidad con nuestro monitor. Su sencillez de uso y la variedad de modelos y calidades son tales que no vamos a entrar excesivamente en detalle, pero en este tipo de dispositivos normalmente la calidad se paga. Tratar de ahorrar un 10% o un 20% en el precio de estos aparatos puede llevarnos a jugar en nuestro monitor aborreciendo al fabricante que ha comercializado nuestra última compra. Dentro de las opciones comerciales para PC, ésta es una de las que menos variables e interrupciones tienen en la señal, y en consonancia puede ser una de las más viables.

En cualquier caso, debemos tener presente que estas últimas opciones están basadas en la alteración de la señal original en el mejor de los casos o en su procesado externo en el peor, con lo que solo deberían considerarse circunstancias de no tener otra opción o ser una elección temporal (recordamos que la aparición de un cable VGA en teoría es solo una cuestión de tiempo). Además, en estas situaciones hay que pensar que el procesado de la señal dependerá de uno o más aparatos externos, con lo que nos arriesgamos a sufrir malos contactos, defectos de conexión, desconfiguraciones e incompatibilidades que podrían poco menos que arruinar nuestras ilusiones debido a sus resultados.

proyectorLos proyectores o cañones son aparatos que, si bien no se han generalizado tanto como otros, ofrecen un buen rendimiento junto a una extraordinaria calidad de imagen. Aunque en el caso de Wii la colocación de la barra sensora debería hacerse de una manera muy cuidadosa y precisa. Suelen disponen de las más modernas conexiones, pudiendo algunos ser capaces de ofrecer grandes resoluciones en tamaños exageradamente grandes (jugar en una pantalla de 50 o 60 pulgadas es impagable) y también han sufrido una bajada de precios que en ciertos aspectos los hace competitivos con otro tipo de sistemas. Puede que una de sus pegas sea el precio (aunque económicos comparados con sistemas de tamaño similares en formato LCD o Plasma) ya que podemos hacernos con un proyector de gama media y una buena pantalla por menos de 1500 euros, aunque cada 2000 o 3000 horas de funcionamiento (normalmente un año y medio o 2 años, dependiendo de la intensidad de uso) deberemos renovar sus bombillas por una media de 300 euros. Otro de sus inconvenientes vendría de la prioritaria calibración y ajuste del aparato, ya que en caso de no prestarle atención obtendremos diversos efectos no deseados (arco iris, baja densidad de negros) que mermarán la calidad de visionado, la cual por otra parte puede llegar a ser sublime (por encima de cualquier otra pantalla) con el ajuste adecuado. Una de las características más determinantes es el ratio de contraste que ofrezca el aparato, ya que al igual que otras pantallas, si es una cifra baja necesitaremos un ambiente muy oscuro para obtener una calidad satisfactoria, con todos los inconvenientes que ello conlleva. Salta a la vista que para aprovechar sus prestaciones necesitaremos un espacio acorde al tamaño de pantalla que pretendamos proyectar.
 



Hasta aquí la primera toma de contacto con nuestra próxima consola y todo lo que nos puede mostrar. Próximamente os acercaremos las posibilidades y capacidades del sonido en Wii y las opciones más interesantes para disfrutarlo.

Esperamos que os sea útil a la hora de equiparos para la excitante experiencia que nos espera a la vuelta de la esquina.

Nos vemos en WiiConnect24.
 
Autor: Javier Yáñez