Portada » Artículos » Artículo » Guía orientativa: Imagen en Wii

Guía orientativa: Imagen en Wii

Ha llegado la hora. Los meses han pasado con más velocidad de la esperada, y el lanzamiento de Wii está a la vuelta de la esquina. Nintendo nos trae un nuevo producto que promete diversión sin límites, pero… ¿estamos nosotros y nuestros hogares preparados para recibirla?Desde Revogamers queremos ofreceros una pequeña guía que sirva de ayuda a la hora de exprimir al máximo la experiencia de juego, y a la vez disipar las dudas que planean sobre todo comprador indeciso respecto a dónde y cómo jugar a la consola. En este primer capítulo nos ocuparemos de la imagen en Wii.

Guía de compra:

Wii es una consola de videojuegos que no necesita de grandes y caros sistemas para jugarse, si bien puede resultar una buena excusa para renovar nuestras, y poder así rodear a nuestra nueva consola del mejor entorno posible.

Pantallas

Wii será compatible con prácticamente todos los televisores actuales, aunque a la hora de comprar aparatos con la vista puesta en esta consola, es cuestión poco excusable no analizar las posibilidades y ventajas del formato panorámico, amén de la ya comentada recomendación de tamaño respecto a modelos menores de 20 pulgadas. Recordemos que el 16:9 es la apuesta de Nintendo para Wii y sus juegos, además de la más habituales en las ediciones de película, aportando pluses que el formato 4:3 no puede alcanzar.

CRTLos televisores CRT siguen siendo los más habituales hoy en día aunque se hayan visto superados técnicamente por otros sistemas. Actualmente el precio de la gama media de estas pantallas ha bajado hasta unos niveles sorprendentes, aunque como inversión a largo plazo pueden no resultar demasiado rentables ante la vorágine de cambios que se avecinan. Aún así, en caso de no tener prevista su renovación, nuestros CRT serán sobradamente capaces de mostrarnos lo que Wii nos ofrece, siempre y cuando su edad no sea extrema, ya que aunque la mayoría no deberían tener problemas por ser muy amplia la difusión de la compatibilidad PAL-60, hay aparatos antiguos que no serán capaces de mostrar los 60 Hz con los que parece que se van a desarrollar la mayoría de los títulos, lo que impediría mostrar gran parte del catálogo de Wii.

LCDLCD, TFT, Plasma… No cabe duda de que estas tecnologías, con grandes prestaciones y sus atractivos diseños, han llegado para quedarse. Sin embargo, la resolución ofrecida por la inmensa mayoría de ellos puede verse superada en unos años con la llegada de la TrueHD.

A la hora de visualizar contenidos digitales y de calidad nos ofrecen las ventajas de su tamaño y definición, si bien con señales analógicas el resultado puede ser bastante mediocre. También han bajado de precio en los últimos tiempos, y pueden ser una buena opción a la hora de renovar el televisor, siempre y cuando no nos volvamos locos con el precio a pagar, ya que nos puede llevar a un desengaño a largo plazo. Tienen la ventaja de contar con las más modernas conexiones y ser compatibles con el escaneado progresivo, lo que nos aportará un plus de calidad a la hora de ejecutar juegos de Wii sobre estas pantallas.

A grandes rasgos podemos hablar de tecnologías similares, pero debido a sus escalas de precios se pueden recomendar sistemas LCD para pantallas por debajo de 40 pulgadas y sistemas de plasma para tamaños superiores a esa cifra. Los clásicos problemas que han tenido las pantallas de plasma con los videojuegos, debidos al “quemado” de pixels por estar encendidos demasiado tiempo en la misma posición, prácticamente se ha eliminado en los últimos tiempos con la introducción por parte de los fabricantes de diversas soluciones electrónicas de apoyo.

A la hora de elegir un televisor con estas tecnologías, debemos prestar cierta atención a determinadas especificaciones:

Brillo y contraste:
El brillo afectará a la visión que tengamos en función de las condiciones de luz: una pantalla con un bajo nivel de brillo nos obligará a apagar las luces o cerrar las persianas para verla con claridad. Sobre el contraste debemos saber que cuánto más alta es la relación, mayor es el contraste entre el blanco y el negro. Por consiguiente, una relación de contraste alta garantiza una amplia paleta de colores. Podemos resumir que básicamente a valores más altos de ambos niveles, mayor calidad de imagen obtendremos.

Tiempo de respuesta: Con este concepto nos referimos al tiempo que tarda un píxel en pasar del color negro al blanco y seguidamente otra vez al negro. Tiempos elevados pueden provocar problemas como el efecto “ghost” (estelas o emborronamientos de determinadas partes de la imagen) en escenas con movimientos rápidos. No debería preocuparnos en exceso ya que los propios fabricantes han adoptado de forma casi unánime unos tiempos de 16ms, que se consideran suficientes para evitar dichos trastorno. Aunque nunca está de más comprobarlo.

Resolución nativa:
Las pantallas LCD poseen una resolución óptima, también llamada nativa, porque utilizan una matriz de "celdas" fija, y a dicha resolución es para la que está pensada para funcionar la pantalla. En caso de dar entrada a una imagen con una resolución diferente, las pantallas poseen circuitos electrónicos encargados de reescalar dicha imagen hasta hacerla coincidir con el tamaño de su matriz de celdas. Es el motivo principal de que, por ejemplo, la señal de televisión analógica se vea con menos calidad que en un televisor de baja definición al conectarse a un LCD, ya que debe aplicarle un reescalado. Los efectos causados por el proceso de reescalado de imagen por norma general vienen determinada por el tamaño de la imagen a la que se le está dando entrada y por la calidad del circuito (por extensión del televisor) en el cual proyectamos las imágenes.

Sin embargo, a priori Wii no sufrirá este problema, ya que junto a la aplicación del escaneo progresivo se ha tenido en cuenta los efectos de reescalado de imagen para llevar al mínimo los posibles defectos visuales, hasta el punto de que las demostraciones de Wii se realizan con pantallas HD, y no se han observado en ellas defectos relativos a este proceso.

Samsung y Pioneer son algunas de las marcas con más calidad reconocida en la fabricación de estos paneles.

CRT-HDUno de los grandes desconocidos del mercado de pantallas son los dispositivos CRT-HD. Basados en la tecnología de tubo de los tradicionales CRT, son capaces de mostrar grandes resoluciones en pantalla a la vez que soportan el escaneado progresivo, además de prácticamente no sufrir los problemas relativos a la resolución nativa. Incluso han conseguido reducir su volumen físico, aunque obviamente no a los niveles de los LCD. La oferta de estas pantallas en España no es muy amplia más allá de un puñado de modelos, entre ellos de Samsung y Philips, pero su atractiva relación tamaño/precio puede hacerlos una muy interesante alternativa a los LCD, sobre todo en casos como el de Wii, el DVD o la actual TDT, en los que la resolución aún no es una cuestión trascendente, pero su soporte de imagen digital nos aportará grandes beneficios. No suelen ser sencillos de localizar, pero debido a su precio, tras unos pequeños ajustes pueden convertirse en una gran compra a medio plazo.