Portada » Artículos » Artículo » Guía orientativa: Imagen en Wii

Guía orientativa: Imagen en Wii

Ha llegado la hora. Los meses han pasado con más velocidad de la esperada, y el lanzamiento de Wii está a la vuelta de la esquina. Nintendo nos trae un nuevo producto que promete diversión sin límites, pero… ¿estamos nosotros y nuestros hogares preparados para recibirla?Desde Revogamers queremos ofreceros una pequeña guía que sirva de ayuda a la hora de exprimir al máximo la experiencia de juego, y a la vez disipar las dudas que planean sobre todo comprador indeciso respecto a dónde y cómo jugar a la consola. En este primer capítulo nos ocuparemos de la imagen en Wii.

portada

Consideraciones previas:


Antes de entrar a valorar las posibilidades de uso en el hogar de nuestra nueva consola, repasaremos de manera breve algunos conceptos básicos.


Resolución y formatos de imagen


La resolución equivale al número de columnas de píxeles por el número de filas, por ejemplo 768 x 576 píxeles en formato PAL. La resolución, y hasta cierto punto el ratio de contraste, determina el detalle que percibimos de la imagen. Obviamente a mayor número de líneas tendremos más definición y mejor calidad de imagen, ya que existirá mayor información sobre la representación de los colores. Aquí tenemos una tabla comparativa con las resoluciones más habituales presentes y futuras:

 

Resoluciones

Generalmente, a la hora de hablar de resoluciones nos referimos a ellas por su magnitud vertical: 768x576 => 576.


Pero no solo el número de líneas representado es importante, sino también el modo en que se muestran. Hay básicamente dos modos de visualizar vídeo: "escaneo" progresivo y "escaneo" entrelazado. El escaneo progresivo (p) se usa en monitores de ordenador, proyectores y televisiones de alta definición, y visualiza todas las líneas horizontales de una sola vez como si fuesen un único fotograma.


El escaneo entrelazado (i) se usa en los formatos estándar de televisión (NTSC, PAL y SECAM) y muestra sólo la mitad de las líneas horizontales en cada pasada (cada fotograma se divide en dos campos, el primero contiene todas las líneas de numero impar y el segundo las de numero par). Debido al fenómeno de "persistencia de visión" en nuestro cerebro "unimos" ambas imágenes del fotograma entrelazado, formando una sola imagen compuesta al 50% por las dos pasadas. Esto se ha usado tradicionalmente para obtener mayores tasas de refresco de pantalla con sólo la mitad del flujo de datos. A cambio, la resolución horizontal queda afectada, ya que cada fotograma se compone de dos "medias imágenes", que al mezclarse pueden dar lugar a parpadeo, doble imagen…

escaneos


Podemos encontrar pantallas y televisores con dos relaciones de aspecto. Estos se refieren a la proporción de la medida horizontal respecto a la medida vertical de la pantalla.


Las relaciones usadas son 4:3 y 16:9. Esto significa que por cada 4 unidades de ancho hay 3 unidades de altura y que por cada 16 unidades de ancho hay 9 unidades de altura respectivamente. Los televisores tradicionales tienen una relación de aspecto 4:3 y dan una impresión casi cuadrada.


Las pantallas panorámicas (16:9) son aproximadamente un 30% más largas que una pantalla tradicional similar (4:3). Los fabricantes y desarrolladores de contenidos cada vez apuestan más por el formato panorámico. La razón detrás de esto es que, además de porque se puede mostrar una cantidad significativamente mayor de información, los formatos de pantalla ancha permiten ofrecer al observador una imagen más cercana al campo de visión humano y consecuentemente se mejora el nivel de inmersión y disfrute. Nuestra vista se optimiza alrededor de unos 35 grados de campo de visión, por lo que con un pantalla panorámica obtendremos más campo de visión que con los escasos 10 grados que nos ofrece el formato 4:3. No debemos confundir la relación de aspecto con el tamaño diagonal de la pantalla.

relaciones de aspecto


Una consideración sobre las pantallas panorámicas es que a pesar de que siempre se habla de proporciones 16:9, la inmensa mayoría de las producciones a la venta tienen formatos y resoluciones no exactamente coincidentes, aunque todas suelen rondar el 16:10. Éste es un pequeño detalle técnico que no ha de preocuparnos a la hora de disfrutar cualquier contenido.