Portada » Artículos » Artículo » Game Boy: la diversión en tu bolsillo

Game Boy: la diversión en tu bolsillo

Recordamos a las Game Boy, las consolas que cambiaron la industria.

Game Boy Color consiguió impulsar las ventas de la familia Game Boy hasta superar los 100 millones de unidades y consolidó a Nintendo como reina indiscutible del mercado portátil. A lo largo de los años, y a medida que se sucedían las diferentes versiones, Game Boy superó en éxito a la Game Gear de SEGA, superior técnicamente pero mucho más grande y con un consumo enorme; a la Atari Lynx, que adolecía de los mismos problemas que la Game Gear pero, además, sin el soporte del software de SEGA; y la Neo Geo Pocket y Neo Geo Pocket Color. Nada parecía poder parar a la Game Boy.

Game Boy Color era compatible con todo el catálogo de Game Boy, pero tuvo una serie de juegos propios que respaldaron el nuevo sistema. La segunda generación de Pokémon (Oro y Plata) y los Zelda Oracle fueron los más vendidos, pero también habría que destacar de esta época el Metal Gear Solid: Ghost Babel y el The Legend of Zelda: Link´s Awakening DX, una adaptación a color del clásico portátil de Nintendo.

Desgraciadamente, cuando salió la Game Boy Color, el padre de la consola, Gunpei Yokoi, ya no estaba en Nintendo, por culpa del estrepitoso fracaso de la Virtual Boy. Había abandonado la compañía en 1996 y murió en la carretera en 1997, atropellado, mientras ayudaba a una mujer accidentada.

La corta vida de la Advance

Tres años después de la llegada de Game Boy Color, Nintendo preparaba al mundo para el nacimiento de su siguiente consola portátil, la Game Boy Advance. Esta nueva máquina sí suponía un cambio mucho más radical que su predecesora y se podía decir que era una consola nueva por completo. El microprocesador era mucho más potente y se ideó para asumir todas las funciones de la consola y ahorrar en consumo. Lo diseñó ARM, tenía 32 bits y una velocidad de 16,7 MHz. Junto a la memoria RAM que se incluyó, la Game Boy Advance se convirtió en una suerte de Super Nintendo en miniatura, detalle que marcó su trayectoria de forma notable.

Game Boy: la diversión en tu bolsilloLa pantalla era mucho mayor que la de la Game Boy Color y también tenía mucha más capacidad de mostrar colores en ella. Sin embargo, el contraste era muy malo y era necesario una buena iluminación directa para poder ver los juegos de forma adecuada. Su carcasa, alargada, permitió añadir dos nuevos botones en la parte superior y se consiguió mejorar su autonomía hasta las 15 horas usando pilas, aunque también se hicieron muy populares los adaptadores a la corriente. Por último, Game Boy Advance era compatible con todos los juegos de la familia Game Boy.