Portada » Artículos » Artículo » Fire Emblem: más allá de los juegos

Fire Emblem: más allá de los juegos

Fire Emblem es mucho más que una saga de videojuegos.

Fire Emblem OVA

La historia de Fire Emblem: Awakening se cuenta combinando los habituales diálogos y alguna escena creada con el moto del juego con un espectacular anime, creado para la ocasión. Lejos de ser pequeñas cinemáticas, se trata de varias horas de vídeo, intercaladas en la acción, que sirven para reforzar lo momentos más épicos del título, al más puro estilo juego de rol japonés.

Sin embargo, muchos años antes de eso, en 1996, se creó Fire Emblem: Mystery of the Emblem, dos OVAS de animación inspiradas en el juego homónimo que salió para SNES, y que en realidad se trataba de una adaptación ampliada del primer Fire Emblem, que salió para la NES. Se trata de una verdadera rareza, ya que los capítulos incluso se doblaron al inglés y se distribuyeron en los EE.UU. Hoy en día es imposible hacerse con una copia y para verlos hay que recurrir a la red, donde se han subido a múltiples plataformas.

Música

Como no podía ser de otra forma, la música es un aspecto que no se descuida en Fire Emblem. No sólo porque es una producción cuidada en todos los aspectos, tanto jugables como técnicos, sino porque es un juego de rol japonés y eso significa emocionar y contar una historia. La música de Fire Emblem es mucho más reconocida de lo que un nintendero se piensa, aunque no haya jugado nunca a un juego de la serie, ya que hay varios temas (y personajes) incluidos en la saga Super Smash Bros.

A lo largo de estos años, la música siempre ha estado compuesta o supervisada por Yuka Tsujiyoko (que también se encarga de los Paper Mario), y ha evolucionado desde la puramente instrumental hasta, en Path of Radiance para GameCube, introducir por primera vez un tema cantado, que ha acabado por convertirse en el santo y seña de la saga.

Fire Emblem: más allá de los juegos

Todavía hoy en día es posible conseguir algún que otro CD de música, sobre todo recopilatorios orquestados de temas clásicos de Fire Emblem, aunque siempre en tiendas de importación japonesas.