Portada » Artículos » Artículo » Fire Emblem: Escuela de Combate

Fire Emblem: Escuela de Combate

Lo que debes saber para progresar en Fire Emblem.

¿Pero y si vienen enemigos con lanzas? Bien pensado, necesitamos soldados que usen hachas. Los más habituales son los luchadores, unidades muy fuertes, vaya brazacos que tienen. El problema es que suelen llevar poca protección así que su defensa es reducida; pero están tan curtidos que tienen mucha vida. También te encontrarás tropas parecidas como los piratas, capaces de meterse en el agua para combatir, o los bandidos, de los mejores escalando montañas.

La lanza suele ser cosa de jinetes y soldados rasos; pero no queda ahí la cosa. La lanza también es el arma favorita de la infantería pesada, unidades acorazadas a las que la mayoría de las armas cuerpo a cuerpo apenas les pueden hacer un rasguño. Lo mejor es que les ataques con magia, un buen hacha o armas especiales con bonus (estos tipos odian los martillos, te lo digo yo). Si uno de éstos progresa, podrá promocionar a general, una auténtica mole que se ríe ante la mayoría de las armas a la vez que aprende a usar otras.

Fire Emblem: Escuela de Combate

Los jinetes pegaso también usan lanzas. Son tropas increíbles, ya que van volando sobre el escenario sin importar lo que haya debajo. Además, poseen una gran resistencia contra la magia, por lo que son útiles para combatir magos. Su estilo de lucha me recuerda al de los mirmidones, no muy fuertes; pero sí veloces. Eso sí, ojo con los arqueros, un solo flechazo puede aniquilar a un jinete pegaso con suma facilidad.

También encontrarás por los cielos a los jinetes wyvern. Son más poderosos que los pegasos, aunque no tan veloces y vulnerables a la magia. Las flechas también les pueden causar problemas; pero no tanto como a los pegasos, así que puedes permitirte el lujo de arriesgar un poco más, muchacho.

Fire Emblem: Escuela de Combate

Hablando de arqueros, debes ser especialmente cauto con ellos. Atacar a distancia es útil porque no te contratacarán la mayoría de los enemigos; pero del mismo modo tu arquero será un saco de arena sin posibilidad de dañar a su rival si éste le ataca cuerpo a cuerpo. Yo los dejaría en la retaguardia y siempre con un buen soldado en medio para evitar que se les acerquen.